Un hospital en la platea



ROCA.- El humor y la locura como medio para lograr la aceptación y el cariño. Esa fue la característica principal de la cuarta noche de la Fiesta Nacional del Teatro en Roca.

A las 21, el Grupo Indigo de Tucumán hizo reir al público con “Las fabricantes de tortas”. En esta obra dos mujeres mantienen una relación amor-odio donde el liderazgo de una sobre la otra es lo que las hace permanecer unidas.

La “señora” perteneció a esa clase alta, hoy en declive, que aún trata de vivir como hace décadas. Sin embargo, en el fondo la agresividad con la que trata a Mariluz, su sirvienta, pareciera ser su forma de demostrar sensibilidad y de pedir que la quieran.

Mientras, la empleada soporta en silencio los maltratos, emitiendo sólo unos sonidos inentendibles, como para diferenciarse de “ella”. Pero hacia el final, Mariluz parece lograr su revancha. Y la señora obtiene el amor que buscaba.

Más tarde, desde Santiago del Estero llegó Tuerca Suelta con “Hospital de aparecidos”.

Un grupo de “ánimas” como el “Petiso Sombrerudo” o la “dama de blanco” son atrapados por el doctor Lagar y encerrados en el psiquiátrico.

Allí se descubren las necesidades de afecto y reconocimiento de estos “locos” y sus propios doctores. “Personajes desvelados que recorren las calles de nuestra provincia y nos hacen creer que el amor sana todos los males”, dicen los autores en un folleto.

Un detalle para destacar fue la distribución de los espacios. El hospital se armó entre el público, donde cada espectador era un paciente. El exterior era el escenario, lugar por donde Lagar y la enfermera Coca corrían y apresaban a los “aparecidos”.

Poco a poco se van aclarando las afinidades. El doctor y la doctora Elsa descubren que no pueden curar todos los males con la ciencia, y enfrentan sus propios sentimientos. Los mitos y leyendas de Santiago se vuelven “humanos” ante el amor.

Nota asociada: Fiesta Nacional del Teatro: Bajo el signo de la perfección

Nota asociada: Fiesta Nacional del Teatro: Bajo el signo de la perfección


Comentarios


Un hospital en la platea