Un influyente pastor de EE.UU. llamó a matar a Chávez

Actualizado a las 19:50

Washington (Télam-SNI).- Un telepredicador y ex candidato presidencial republicano pidió hoy que Estados Unidos utilice su «capacidad» para asesinar al presidente Hugo Chávez, pero el Departamento de Estado dijo que «no comparte su punto de vista», en una reacción juzgada «insuficiente» por Venezuela. «Estados Unidos tiene la capacidad de eliminarlo (al presidente de Venezuela) y llegó el momento de usar esta capacidad», dijo el ultraconservador Pat Robertson en su difundido programa televisivo «The 700 Club», emitido por la cadena Christian Broadcast Network.

El vicepresidente de Venezuela, José Vicente Rangel, replicó en Caracas que las «declaraciones criminales» de Robertson «ponen a prueba el discurso antiterrorista» de la Administración Bush y se preguntó «qué hará ahora» la Casa Blanca. Por su parte, el Departamento de Estado norteamericano se deslindó del magnicidio al que exhortó el telepastor, quien en 1988 se postuló para la presidencia de Estados Unidos en la Convención Republicana que nominó como candidato a George Bush padre.

Sean McCormack, portavoz del Departamento de Estado, declaró que la exhortación de Robertson «no representa la política del gobierno de Estados Unidos» sino la opinión de un «ciudadano particular». «No compartimos sus puntos de vista y nos parece que su comentario es inapropiado», añadió en rueda de prensa. McCormack dijo además que «toda acusación o insinuación de que estemos considerando acciones hostiles contra Venezuela o su gobierno, cualquier idea en ese sentido, carece de todo fundamento».

Pero el embajador de Venezuela en Washington, Bernardo Alvarez, reclamó a Estados Unidos una condena «más enérgica» y acciones acordes con la legislación internacional y la de Estados Unidos. En la primera reacción venezolana tras las declaraciones del telepastor, el vicepresidente Rangel consideró «una hipocresía inmensa tener un discurso contra el terrorismo, mientras en Estados Unidos haya declaraciones criminales como las de Robertson». «Esto pone a prueba el discurso antiterrorista norteamericano. ¿Qué va a hacer el Gobierno de Estados Unidos frente a esta declaración criminal de este presunto líder religioso? Ahora la pelota está en sus manos», subrayó.

Robertson (75 años), al abogar por el asesinato de Chávez, dijo hoy que Estados Unidos «no tiene necesidad de otra guerra (como la de Irak) de 200.000 millones de dólares para liberarse de un dictador». «Es mucho más fácil hacer el trabajo con agentes secretos y terminarla de una vez por todas», agregó el fundador de la Coalición Cristiana de Estados Unidos. «Si se piensa realmente que debemos matarlo, debemos ir adelante y hacerlo», insistió. El presidente George W. Bush fue electo para sus dos mandatos con el apoyo de los cristianos ultraconservadores de la Coalición fundada y liderada por Robertson, recordó hoy el diario Washington Post en su edición digital.

Las dos familias tienen además una muy antigua relación ya que el padre del fanático telepredicador, el ya fallecido senador republicano Willis Robertson, fue amigo y mentor de Prescott Bush, abuelo del actual presidente de Estados Unidos. Sobre la exhortación de Pat Robertson al magnicidio de Chávez, se cree que Estados Unidos estuvo involucrado en el asesinato en 1963 del presidente survietnamita Ngo Binh Diem y en intentos de asesinar al cubano Fidel Castro, recordó hoy Washington Post .

La política de asesinatos de extranjeros considerados «enemigos» del gobierno de Estados Unidos fue limitada por el ex presidente Gerald Ford en una orden ejecutiva a mediados de la década del ï70, agregó el mismo periódico. El furioso ultraconservador Robertson fue noticia con otras declaraciones en el pasado, como cuando en octubre de 2003, por ejemplo, sugirió con extraña ironía la voladura de la sede del Departamento de Estado con una bomba nuclear.

Parecida vehemencia usó en su respaldo a un programa de gobierno contra los que viven en barrios pobres o guetos, con el argumento de que esa gente «es una mancha de pecado en la Tierra». El telepastor, que asevera haber sufrido un «ataque demoníaco» cerca de Seattle, también sugirió que «tal vez Satanás está al mando de ciudades importantes del país», gobernadas por la oposición demócrata.

Robertson considera «demoníaca» a toda postura opuesta a sus creencias, como el feminismo o la despenalización del aborto, pero sobre todo asume un fanatismo fundamentalista hacia todo lo que en su opinión se contraponga a los intereses de Estados Unidos. Así, cuando el sandinismo gobernaba Nicaragua, se alineó con el entonces presidente Ronald Reagan en apoyo de la «Contra», los grupos armados contrarrevolucionarios, incluso con dinero que recaudaba en colectas mediáticas.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora