Un líder que hace historia

Banfield le gaño a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro, sigue puntero y es el único invicto del Apertura.



#

Cuando el partido marchaba hacia un cero a cero clavado, que era el fiel reflejo de lo que ambos equipos hacían en la cancha, un golazo de Sebastián Fernández estremeció la tarde en el Nuevo Gasómetro para darle a Banfield la victoria por 1 a 0 sobre San Lorenzo y ser, junto a Newell´s, puntero del Apertura.

La inteligencia, reflejada en un plateo cauteloso, y la efectividad, al concretar la única llegada con peligro, fueron las mayores virtudes de un Banfield que, además de ser líder, se mantiene como el único invicto del torneo.

La actual racha del Taladro ya es histórica porque supera los arranques del Metro de 1970 y del Apertura de 2005.

San Lorenzo pagó el precio del cansancio por jugar dos torneos, de la falta de ideas y jugadores capaces de marcar la diferencia. Porque el conjunto dirigido por Diego Simeone dominó siempre, pero no pudo convertir para ganar.

Durante los primeros cuarenta y cinco minutos no se dio el partido que todos esperaban. Ninguno jugó bien. Dentro de ese contexto, San Lorenzo fue un poco más, tuvo la pelota y, aunque no supo utilizarla bien, atacó constantemente, especialmente por el costado derecho con el tándem que conformaron Pintos, Rivero y Menseguez.

A Banfield, mientras tanto, le costó hacer pie en la mitad de la cancha y progresar en ataque. James Rodríguez no fue el conductor que acostumbra ser y entonces todo dependió del juego de Erviti por el costado derecho.

Pero el ex San Lorenzo no fue la solución para crearle juego a Silva, quien quedó totalmente desconectado pasó desapercibido en ese lapso del partido.

San Lorenzo tuvo la más clara, a los 15 minutos, cuando Romeo no le pegó bien a la pelota, tras recibir un pase de cabeza de Civelli, y permitió que Bustamante rechazara.

San Lorenzo siguió siendo el equipo con la iniciativa y para lograr algo de claridad y profundidad hizo ingresar a Alejandro Gómez y Víctor Meza, pero esas modificaciones no produjeron los resultados deseados.

A Banfield le bastaba con mantener mucha gente en las inmediaciones de su arco, para neutralizar los ciegos ataques del rival.

El partido parecía marchar hacia el único resultado posible: el empate sin goles, pero en el minuto 26, Erviti, con un tijera medio extraña, la metió para el pique de Fernández. El uruguayo le ganó a Bazán y ni bien ingresó al área, sacó un violento derechazo que envió la pelota al fondo del arco, tras rozar el travesaño. SUPLEMENTO PODIO.-


Comentarios


Un líder que hace historia