Un Lula triunfal hace “mea culpa” y Alckmin apuesta al último debate



#

La ventaja del mandatario es indescontable, aseguran las encuestadoras.

RíO DE JANEIRO (DPA) – El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva acaricia ayer la reelección apuntada por los sondeos como irreversible, mientras que su rival en las urnas del domingo, el socialdemócrata Geraldo Alckmin, apuesta al último debate televisado, hoy, para “volcar el marcador” de la disputa.

El debate, que será transmitido a partir de las 22:10 hora local (misma hora argentina) por TV Globo, constituye la última oportunidad de Alckmin de zanjar la gran distancia que lo separa de Lula, quien, según una encuesta divulgada ayer por el Instituto Sensus, vencerá con el 63,2% de los sufragios válidos.

“El resultado electoral recién ocurre el domingo. Es común remontar (un resultado desfavorable) en la recta final”, aseguró el postulante del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), quien calculó en menos de diez puntos porcentuales la ventaja de Lula.

Según el Instituto Sensus, sin embargo, Alckmin, quien recibió el 41,64% de los votos válidos en la primera vuelta el 1 de octubre, logrará el domingo sólo un 36,8% de los votos válidos.

El director de Sensus, Ricardo Guedes, consideró que la victoria del mandatario del Partido de los Trabajadores (PT) ya está definida: “Pase lo que pase, no habrá más cambios en el resultado de la elección. Las diferencias están en aumento”. “¿Por qué gana Lula esta elección?'', se preguntó Guedes. “Muy simple: la vida de la población mejoró'', dijo.

Por la tarde, la firma Vox Populi indicó que el presidente cuenta con 57% de las intenciones de voto proyectándose que obtenga 61% de las boletas válidas. El sondeo agrega que Alckmin dispone de 37% de las intenciones electorales y que obtendría 39% de los votos válidos.

“No tengo dudas de que vamos a vencer la elección”, dijo anoche Lula. No obstante, el mandatario reconoció que cometió errores en su gobierno, aunque no los detalló. “Humildemente reconozco que nos equivocamos, humildemente reconozco que tuvimos errores”, dijo . “Con todos nuestros errores, el país mejoró en forma extraordinaria comparado con los ocho años de ellos”, los socialdemócratas

En las filas del PT, por otra parte, todo el esfuerzo se concentra en evitar “resbalones” que puedan afectar la amplísima ventaja del mandatario en su lucha por la reelección. El jefe de campaña de Lula, Marco Aurelio García, evitó festejar por anticipado la esperada victoria y expresó su temor a la aparición en el último momento de “documentos apócrifos” destinados a perjudicar la reelección.

Lula y Alckmin presidieron actos multitudinarios en Sao Paulo, en los que se acusaron mutuamente de ser “el candidato de los ricos”.


Comentarios


Un Lula triunfal hace "mea culpa" y Alckmin apuesta al último debate