Un ministro acusó a Irigoyen de trato condescendiente con Ferrari

Gustavo Martínez, en su declaración ante legisladores

Un ministro del gobierno de Pablo Verani responsabilizó al titular de Lotería, Miguel Irigoyen, por su actuación en el control y manejo de las concesiones de los casinos de Río Negro. Gustavo Martínez -a cargo de Coordinación- acusó a Irigoyen de que nunca "tuvo voluntad de rescindir" el contrato del grupo de Carlos Ferrari. Esa concesión -según un reciente informe de mayoría de la comisión legislativa- originó un perjuicio económico al Estado por deudas impositivas además de por la falta de inversión hotelera prometida.

El funcionario insinuó que Ferrari e Irigoyen pueden estar detrás del nuevo concesionario de los casinos de Las Grutas, Viedma y Cipolletti.

El ministro Martínez atestiguó recientemente ante la comisión especial de la Legislatura. Su crítica a la gestión de Irigoyen no es nueva pero no dejó de sorprender el calibre de las acusaciones planteadas por el hombre del gabinete de Verani.

Mientras tanto, la oposición ayer reclamó el tratamiento de los recientes dictámenes en la sesión legislativa de la próxima semana. El legislador Eduardo Chironi -que integra esa comisión- calificó de "lapidario" el informe de la mayoría. Cuestionó que algunos diputados radicales todavía "se presten al juego de defensa" de esas acciones.

En declaraciones a FM VyP, Chironi opinó que el dictamen "desnuda la extraña relación" de hombres de Verani con concesionarios del juego.

Martínez se explayó por horas en la comisión. En parte se dedicó a explicar su gestión frente al pedido de Codere de participar en una licitación -que no se hizo- para la concesión de los casinos. Luego, las expresiones del ministro más importantes -según el acta- son las siguientes:

• "Se tenía la idea de que era conveniente hacer caer los contratos del grupo Ferrari, y en esa línea íbamos a avanzar. Irigoyen siempre tenía el planteo de que una rescisión iba a ser difícil, que no había elementos suficientes, que concluiría en pleitos".

•"Hubo causales de incumplimiento" de Ferrari. "La deuda impositiva era muy importante y desde la propia Lotería se hacía lobby o gestiones para que se le refinanciase la deuda. Aún cuando por las condiciones de contrato, no tenía que tener deudas".

• "Ferrari ni siquiera había pagado los sellados del contrato original y creo que nunca lo pagaron. Había deudas con personal, con la DGI" y otras.

• "No hubo voluntad de rescindir el contrato, siempre hubo una oposición de Irigoyen".

• "Las relaciones con Ferrari que no eran las que convenía que se supieran, y en consecuencia, por miedo a una represalia, había que terminar en buenos términos. Por eso, no me animaría a decir que Ferrari esté fuera del juego en Río Negro".

•"Nadie podría acceder sin acordar con Ferrari pero además, habiendo conocido con posterioridad quién y cómo se conforma Crown, tengo la presunción firme de que Ferrari sigue operando el juego". "Crown es una empresa de 100 dólares de capital, todo indica o hace pensar que puede estar Ferrari y, si no es Ferrari, a lo mejor puede estar Irigoyen, o son varios".

• Consideró que fue objeto de un "ataque calumnioso e injurioso orquestado por Irigoyen" y por el ex gobernador Horacio Massaccesi, respecto de quien formuló graves imputaciones.

• Afirmó que no fue lobbista de Codere. Pero aclaró que no tenía "ningún tipo de dudas de que no era conveniente de que Ferrari siguiera".


Comentarios


Un ministro acusó a Irigoyen de trato condescendiente con Ferrari