Un oficial mató a su mujer policía y se suicidó

Era una joven pareja de uniformados que vivía en el populoso barrio San Lorenzo de Neuquén. Los dos provenían del norte de la provincia y habían ascendido a oficiales en la última promoción de la fuerza. La mujer cumplía años y el hombre fue a saludarla, pero por causas que se investigan, se desató el drama en el que los dos perdieron la vida. Las versiones difieren acerca de si hubo intercambio de disparos o si al hombre se le escapó el primer balazo y luego se mató.



NEUQUEN (AN)- Un oficial de la policía neuquina hirió de muerte a su pareja -también integrante de la fuerza- y luego se disparó un tiro en el paladar. Ambos murieron ayer tras una breve agonía en un inquilinato del barrio San Lorenzo, en una tórrida tarde valletana.

El hombre había llegado a la casa para saludar a su pareja por sus cumpleaños pero, por razones que se tratan de establecer, todo terminó en una tragedia que rápidamente corrió de un punto a otro de la provincia a través de los celulares de los vecinos y familiares.

Ignacio Rodríguez y Evangelina Velázquez -que tenían entre 24 y 28 años- se habían recibido en la última promoción de oficiales de policía. Lo hicieron luego de haber ingresado a la fuerza con la categoría de agentes y -tras rendir exitosamente- lograron el ascenso. Eran pareja desde hace un par de años y compartían una humilde vivienda en la esquina de Las Gaviotas y El Cóndor, casi en el centro del barrio San Lorenzo.

Dicen los testigos que no se escucharon gritos pero sí un impacto de bala, que se confundió con los por estos días cotidianos estampidos de pirotecnia. Enseguida, los gritos del oficial Rodríguez alertaron al vecindario: “¡Juan!

¡Juan! se me escapó, el tiro, se me escapó el tiro”, le grito al dueño del inquilinato, quien vive en el fondo del terreno. La mujer se desangraba rápidamente y un intento por salvarle la vida, Juan, Ignacio y otras personas llamaron a una ambulancia e intentaron reanimarla. En ese ínterin y consciente de que ya no había retorno el hombre ingresó a la habitación, tomó su arma reglamentaria, abrió la boca y ubicó el caño contra el paladar, hacia arriba. El impacto, esta vez, no confundió al vecindario: todos supieron que no se trataba de pirotecnia.

Evangelina Velázquez falleció en el hospital Horacio Heller, a poco de haber ingresado. Rodríguez murió casi instantáneamente, explicaron fuentes allegadas a la investigación.

En medio de dolor de jefes y subordinados, se cumplieron con las pericias de rigor y se le pidió a los medios que alejaran las cámaras. Rápidamente, se descartaro las versiones sobre un accidente y se potenció la de un drama pasional. Es más, una fuente judicial señaló que es posible que Evangelina Velázquez le haya disparado a Rodríguez y que el oficial no hizo otra cosa que responder el fuego.

“Las precisiones las vamos a tener a partir de la autopsia que está ordenada para esta noche (por ayer), en principio la hipótesis es la de un drama pasional”, afirmó la fiscal de Atentados Graves contra las Personas, Sandra González Taboada.

Sobre los adoquines de cemento de la calle Las Gaviotas, el jefe de la Policía de Neuquén confirmó que se trataría de un drama pasional y pidió tiempo hasta que haya un avance de las investigaciones.

Una sobrina de la malograda pareja comentó que Ignacio y Eva eran oriundos de Loncopué y que desde hace dos años vivían en pareja. La muchacha dijo que sus tíos conformaban una pareja normal que hacía su vida y no tenía problemas con nadie.

Los peritos que trabajaban en el lugar intentaban, sobre todo, determinar si hubo intercambio de disparos para reconstruir la mortal secuencia. Entre los vecinos había familiares de la pareja, quienes se encargaron de informar a los demás parientes, quienes llegaron al lugar para recibir la peor noticia.

En diálogo con este diario, los vecinos comentaron que la ambulancia llegó rápido pero a esa altura la mujer ya había perdido mucha sangre y el hombre ya estaba muerto. Como instructor de la causa fue designado, el comisario Gerardo Escobar, titular de la comisaría 16 del barrio San Lorenzo.


Comentarios


Un oficial mató a su mujer policía y se suicidó