Un país marcado por la violencia



Las organizaciones narcotraficantes y delictivas de diverso orden, como la llamada Los Zetas, mantienen en constante tensión a Guatemala. A lo largo de los años son muchos los que por represalias o aleccionamiento murieron a manos de estos grupos. El presidente Álvaro Colom mantiene un verdadera guerra que incluye operativos de distinta dimensión a fin de contenerlos. “Estamos dispuestos a hacerle frente a esta gente”, sostuvo hace unos meses Colom, luego del asesinato de 27 campesinos en Petén. El asesinato de Facundo Cabral se enmarca, además, en un clima en extremo agresivo, preludio de los comicios generales del 11 de septiembre. En seis meses murieron 30 personas relacionadas con la política.


Comentarios


Un país marcado por la violencia