Un “paseo” para el olvido

<b>Cipolletti estuvo desconocido en Olavarría, cayó2-0 ante Racing y perdió el invicto y la punta.</b>

#

Gentileza

Mariano era uno de los mejores hombres de Cipolletti hasta que vio la roja. Racing fue superior y ganó con justicia.

OLAVARRÍA (AC).- La visita de Cipolletti a esta ciudad fue para el olvido porque Racing lo venció 2-0, le quitó el invicto y lo bajó a la segunda colocación de la tabla de posiciones en la zona Sur del Argentino A. Ahora, el único líder es Deportivo Maipú, que en casa venció 2-1 a Defensores de Villa Ramallo. (ver aparte)

Pálida fue la actuación del equipo de Rogger Morales. No encontró nunca el balón, fue presionado y superado en la mitad de la cancha, casi no generó situaciones de peligro y para colmo se quedó sin uno de sus mejores hombres en la tarde de ayer: Mariano Figueroa vio la segunda amarilla en el segundo tiempo, por hacer tiempo, y desde ahí comenzó el principio del fin para los visitantes.

Racing mostró superioridad en todos los pasajes del partido. Le quitó la pelota a Cipolletti, lo asfixió en cada centímetro del campo y durante la primera parte le creó más de media docena de situaciones de peligro. Facundo Ávila, el juvenil arquero albinegro, se transformó poco a poco en la figura de los rionegrinos al ahogar varias veces el grito de gol de los dueños de casa.

La primera ataja del ‘1’ cipoleño se produjo a los 12, cuando el peligro Oscar Altamirano tocó para Vazzoler, éste disparó y Ávila salvó. Unos minutos después casi convierte Altamirano y sobre los 23 Claudio Ferreyra elevó su cabezazo por arriba del travesaño.

Racing buscaba por todas las vías y Cipolletti no encontraba su fútbol, ese del toque preciso y la movilidad de sus piezas. Volvió a llegar el local, esta vez a los 35 y con un disparo de Gonzalo Abán que dio en el travesaño. Antes del cierre Ávila volvió a entrar en acción, pero sus compañeros no reaccionaban.

En el inicio del complemento Altamirano activó la alarma al minuto y el partido continuó con Cipolletti cerca de su arco y Racing buscando, a esa altura con pelotazos. Llovía en Olavarría, pero el agua no aclaraba las ideas del albinegro. Morales mandó a la cancha al experimentado Manuel Berra para intentar meter personalidad y conseguir el balón, pero un minuto después Figueroa vio la roja y las cosas se complicaron aún más.

Qué decir entonces de le sansación de desazón que experimentó el cuerpo técnico visitante cuando tuvo que dejar la cancha Ávila, quien salió lesionado de un choque con Altamirano. Entró Guillermo Ferreyra, un ex Racing, y seis minutos después tuvo que ir a buscar la pelota al fondo de la red. Nada tuvo que hacer Willy, porque después de un centro cruzado Altamirano cabeceó perfecto para la apertura del marcador.

El 1-0 provocó una tibia respuesta de Cipolletti, que de todas formas no hizo trabajar nunca al arquero Marcos Coronda.

El público local volvió a explotar de felicidad a los 42 porque el volante Juan Domingo Berdún descerrajó un terrible zurdazo que se clavó en uno de los ángulos. El marcador final se ajustó al trámite del juego, Cipolletti fue superado en todo momentos por Racing y ahora deberá esperar hasta el próximo domingo por una revancha, cuando reciba en la Visera de Cemento a Brown de Madryn.


Comentarios


Un “paseo” para el olvido