Un policía baleó a comisario y huyó con un rehén

Un policía de Zapala discutió con su ex esposa. Luego fue a Mariano Moreno, donde increpó y baleó al comisario, con quien también tendría problemas. Escapó en un móvil policial con un efectivo de rehén. Abandonó al camarada a poco de andar. Una hermana del agresor, que es policía en Neuquén, dice que fue golpeada por los efectivos de Mariano Moreno.

ZAPALA (AZ).- Un policía de Zapala protagonizó un violento episodio al herir en una pierna con una pistola 9 milímetros a un comisario, luego de haber amenazado de muerte a su esposa y a un vecino.

El iracundo uniformado escapó en una camioneta policial con un camarada de rehén, a quien abandonó en la zona conocida como Tres Piedras.

Se montó un espectacular operativo que incluyó avionetas, pero al cierre de esta edición, el agresor permanecía prófugo.

Miguel Farina, un joven de 27 años, disparó contra el comisario Manuel Barros, jefe de la unidad 34 de Mariano Moreno, con quien tendría desavenencias personales y luego huyó en una camioneta policial llevando de rehén a un policía que luego liberó en la zona de Tres Piedras.

Pese al espectacular operativo cerrojo que la policía puso en práctica con la utilización de dos avionetas y gran cantidad de efectivos, hasta anoche no se había localizado al prófugo.

Además, una hermana de Farina, que también es policía pero en la capital neuquina, denunció que fue golpeada por los uniformados cuando llegó hasta el lugar del hecho.

El suboficial Miguel Farina mantuvo un altercado con su exesposa, con familiares y un vecino. Fue cerca de las 21 de ayer en un domicilio de la calle Líbano (ver aparte). Más tarde se dirigió hasta la localidad de Mariano Moreno para increpar a Barros con quien tendría diferencias.

Farina ingresó a la comisaría 34 pasada la medianoche y tuvo un duro cruce con el comisario produciéndose un forcejeo durante el cual el visitante extrajo su arma y efectuó varios disparos.

Barros habría intentado huir por una ventana, pero recibió un impacto de bala en una pierna. Minutos después Farina abordó una camioneta Isuzu de la policía provincial y emprendió una veloz fuga llevando como rehén a un suboficial de apellido Monsálvez. Habría tomado la ruta provincial 14 en dirección a Zapala, pero a los pocos kilómetros, a la altura del paraje Tres Piedras, liberó al otro policía para seguir escapando con rumbo desconocido.

Casi en forma inmediata un espectacular operativo policial se puso en marcha en toda la región para intentar dar con el paradero del prófugo. En las primeras horas de la mañana dos avionetas patrullaron la región sin tener éxito en su objetivo.

En ese contexto se tejieron variadas hipótesis que, ante la falta de información oficial, dominaron la escena. Una versión que pronto fue desestimada daba cuenta de que Farina había sido detenido en cercanías de Junín.

Las versiones en torno al controvertido episodio vinculaban los hechos con alguna desaveniencia de orden familiar entre Farina y Barros. Familiares del prófugo destacaron que el conflicto se inició cuando Farina denunció presuntas irregularidades en la comisaría 34.

Una hermana del suboficial que también es policía y cuya situación en la causa no fue clarificada, relato los apremios ilegales que habría recibido. “Nos golpearon salvajemente como si fuéramos delincuentes y después nos esposaron”, explicó la joven mujer quien llegó en las primeras horas a Mariano Moreno para interiorizarse del hecho junto a otros efectivos neuquinos.

“El comisario Barros me dijo que mi hermano se había escapado por poco, pero que cuando lo encontrara lo iba a matar”, aseguró la hermana del prófugo.

Agredió a su ex esposa y le apuntó a un vecino

ZAPALA (AZ).- “Llegó hasta la esquina, dejó dos bolsas en el piso, y luego volvió y me puso el arma en la cabeza”.

Con el rostro azorado por el inusitado episodio, un vecino contó cómo Miguel Farina le apoyó un revolver en la sien luego de discutir con su familia y antes de viajar a Mariano Moreno donde horas después le dispararía al oficial Manuel Barros.

La escena del hecho se ubica en la calle Líbano de Zapala, donde vive Verónica, la ex esposa del policía prófugo.

Cerca de las 21, Farina habría llegado hasta allí para recriminar a la joven por alguna situación de índole pasional. “Estábamos mirando televisión y de repente entra corriendo una hermana de Verónica pidiendo que llamemos a la policía porque Miguel las estaba amenazando”, relató el vecino. “Cuando salí a la vereda observé como Farina, que estaba uniformado, tenía arrodillada a una amiga de la ex esposa y le apuntaba con el arma”, relató.

Minutos más tarde Farina habría recogido dos bolsos con ropas y se aprestaba a retirarse del lugar cuando este vecino le habría recriminado por su actitud. Allí el policía habría regresado y le apoyó el arma en la cabeza. “Pese a todo no tuve miedo y le dije que bajara el arma y dejara de abusar de esas pobres mujeres” sostuvo.


Comentarios


Un policía baleó a comisario y huyó con un rehén