Un policía herido y detenidos tras una persecución

Fue en el oeste neuquino, luego de que un grupo de delincuentes asaltara una estación de servicio y un minishoping. Un patrullero los vio y los persiguió. Un policía de franco se sumó al operativo, pero fue herido. Hubo cuatro apresados.



NEUQUEN (AN).- Un violento asalto a una estación de servicio y a un minishoping derivó ayer a la tarde en una afiebrada persecución policial por entre las salitrosas calles del barrio San Lorenzo. Allí, en un laberíntico trazado, los cuatro delincuentes fueron detenidos, uno de ellos luego de disparar y herir en un brazo a un policía que se sumó al operativo a pesar de estar de franco.

El hecho conmocionó a la zona oeste en general y al barrio San Lorenzo en particular, donde en horas de la madrugada -en distintos hechos- desconocidos arremetieron a piedrazos contra la comisaría 16, mientras que en un obrador municipal otras personas rompieron vidrios e intentaron ocupar las instalaciones.

Cuando todavía se comentaban los incidentes nocturnos, ayer poco antes de las 14 se produjo el asalto a la estación de servicio Petrobras ubicada en Godoy y San Martín. Allí, de un Volkswagen Gacel bajaron cuatro sujetos dispuestos a todo.

Los hombres, todos con armas de fuego, asaltaron simultáneamente el minishoping y las oficinas de la expendedora, previa golpiza al encargado y a los tres empleados que se encontraban en el lugar.

Los delincuentes, explicaron fuentes consultadas por este diario, estaban desencajados y buscaban una suma importante de dinero. Rápido se hicieron de las billeteras de los playeros y no dudaron en golpear a una de las empleadas.

"Fueron apenas cinco minutos pero pareció un siglo", graficó uno de los testigos. La misma persona comentó que en el minishoping (que está en el mismo lugar pero fue concesionado) no tuvieron mucha suerte con la recaudación: es que cinco minutos antes el dueño se había llevado el dinero en efectivo. Quizá por eso golpearon al encargado y a los empleados de la estación de servicio.

"A una chica la arrastraron de los pelos y le pegaron mucho, me parece que para meterle miedo al encargado", dijo otra de las fuentes. Tras "dar vuelta" la estación de servicio, los sujetos iniciaron la fuga; con la mala suerte de que, justo en ese momento, un móvil de la comisaría 16 del barrio San Lorenzo asomaba la trompa por esa esquina. La persecución comenzó de inmediato, pero los delincuentes salieron más rápido. Sucede que auto policial funciona con Gas Natural Comprimido y el Gacel rojo con nafta.

"No tuvo la misma reacción que el auto sospechoso", explicó una fuente policial. De cualquier manera, la alarma sonó en todo el oeste y a la caza del auto rojo salieron móviles y motocicletas; e incluso un policía de civil que estaba en su casa del barrio COPOL (un sector de San Lorenzo aledaño al gimnasio Ruca Che). El vehículo fue detectado en la calle Antártida Argentina frente al enorme gimnasio y desde el mismo bajaron dos de los cuatro delincuentes. Uno de los sujetos fue identificado por el suboficial que estaba en su casa de la calle El Tostado quien -enterado del caso- intentó detenerlo. Según fuentes policiales, el efectivo y el sospechoso se trenzaron a golpes y en el forcejeo el delincuente lo hirió con dos balazos en su brazo derecho. Igual, con la ayuda de otros uniformados, pudieron detenerlo, lo mismo que al otro individuo que había fugado.

La acción se corrió luego a la calle Cámpora en el corazón de San Lorenzo. Es que allí fue detectado el Gacel rojo (dominio VKI 710) aunque a bordo sólo estaba uno de los fugitivos. El hombre -que tendría 24 años- no opuso resistencia y al momento que se le solicitó la identidad dijo que vivía con su abuela en el barrio Santa Genoveva; es decir en el otro extremo de la ciudad. El cuatro delincuente fue detenido mientras caminaba por las calles del barrio. Con una buena suma de indicios, la Policía seguía en búsqueda de armas y otros elementos que podrían haber sido escondidas en alguna de las casitas de la calle Cámpora.

 

Piedrazos contra una comisaría

NEUQUEN (AN).- La detención de dos sujetos que minutos antes habían intentado asaltar un comercio en la manzana 81 del barrio San Lorenzo, provocó una violenta reacción de "desconocidos" que la emprendieron a piedrazos contra la comisaría 16.

Fuentes policiales informaron que los sujetos protagonizaron un frustrado asalto a un comercio de la manzana 81 y que efectivos de la unidad en cuestión los localizaron y los detuvieron, a uno en la calle Casimiro Gómez y al otro en Castelli y Venado Tuerto.

Como consecuencia de ese hecho, un grupo de "desconocidos" -según da cuenta el parte policial- cumplieron con lo que parece un rito en los barrios neuquinos: apedrearon la comisaría, provocando daños materiales. Tras cartón, en horas de la madrugada, un grupo de personas rompió los vidrios, torció un portón, y destrozó una camioneta Ford Ranger de la comuna en un obrador que la municipalidad tiene en Mateu y Las Gaviotas. Las personas habrían intentado ocupar el edificio donde escribieron una pintada en contra del intendente Horacio Quiroga. "No se identificaron, pero sabemos que son grupos que de día actúan de una forma y de noche de otra, es cobarde lo que hicieron, sin siquiera hacer un pedido", afirmó el intendente neuquino.

Quiroga lamentó el ataque a esa delegación municipal y anticipó que la situación puede derivar en alguna decisión drástica.


Comentarios


Un policía herido y detenidos tras una persecución