Un polizón marroquí llegó a San Antonio en un barco y quedó detenido

PUERTO SAN ANTONIO ESTE (ASA)- Un polizón de origen marroquí arribó al puerto local en el buque Samara, que anteayer atracó en esta estación marítima, y permanece con custodia por parte de integrantes de la tripulación del mercante y de la Prefectura Naval Argentina con asiento en San Antonio Oeste.

Al llegar al puerto, el capitán del Samara denunció que en altamar había sido descubierto un navegante ilegal, que inmediatamente fue capturado y mantenido bajo vigilancia en forma permanente.

El polizón se habría embarcado cuando el buque en cuestión operaba en el puerto de Casablanca. Mezclado entre el personal de la estiba aprovechó un descuido para abordar y ocultarse en alguno de los recónditos rincones del enorme navío.

Según informó el jefe de la Subprefectura local, Néstor Julián Bastidas, el tripulante ilegal fue denunciado ante Migraciones, organismo que de

cidió deportarlo nuevamente a su país de origen.

El capitán del barco deberá resguardar su integridad y mantenerlo bajo permanente custodia hasta arribar a Marruecos, país por el que pasará luego de que leve amarras en el puerto local y viaje hasta San Petersburgo. Desde allí navegará hasta el país africano, donde el ciudadano marroquí será dejado ante autoridades de ese Estado.

Mientras el buque Samara permanezca en el puerto local, el polizón estará permanente vigilado por personal de Prefectura, no podrá descender del barco bajo ningún argumento, excepto estrictas razones de salud y una vez en altamar la responsabilidad quedará en manos del capitán de la embarcación.

La llegada de polizones a este puerto no es un hecho inédito. Ha habido antecedentes similares en otros años. Por ejemplo, el año pasado arribaron en un barco tres nigerianos que permanecieron en las mismas condiciones que el marroquí que llegó anteayer.

La presencia de polizones en los buques mercantes es bastante frecuente, aunque en algunos puertos, como el local, se han perfeccionado al máximo las medidas de seguridad que eviten este tipo de irregularidades graves.

Días atrás, un capitán de un buque que amarró en esta estación marítima relató a «Río Negro» que le tocó encontrar un polizón recientemente que había pasado diez días en el timón en una situación de extremo riesgo para su vida. Sin embargo sobrevivió y fue detenido. En algunos casos, los polizones descubiertos pueden ser agredidos por la tripulación y hasta, según comentan viejos marineros, muchos han caído al mar en los océanos abiertos, quedando librados a su suerte.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora