Un préstamo a Gard, fácilmente otorgado



En 1998 Gard y su socio Juan Alberto Méndez Ulloa pidieron un préstamo de 20.000 pesos al Fondo de Desarrollo Provincial. Querían comprar un torno y una soldadora para el taller que tenían en Fosbery 943, domicilio del primero, desde 1988.

En realidad, el único que trabajaba con el torno era Méndez Ulloa. Según la esposa de éste, Gard se pasaba la mayor parte del tiempo "en el campo". Es verdad -así lo confió a "Río Negro"- que el ex operador de Orletti salía de cacería con frecuencia, acompañado en ocasiones por Rodolfo Galimberti.

Las copias de la libreta de enrolamiento de Gard incorporadas al expediente dicen que había nacido en San Nicolás. Daba un domicilio en Uruguay 1133, de Buenos Aires, y denunciaba el de Fosbery en febrero de 1989. No hay constancia alguna del servicio militar.

Hay una que otra anomalía en el trámite. Por ejemplo, los solicitantes dicen en el expediente que sólo trabajan en el taller dos personas, que son ellos, pero más adelante el coordinador del Fondep, Jorge Torre, destaca que el taller "requiere en forma permanente varios puestos de trabajo tanto temporarios como permanentes".

Tampoco se incorporaron antecedentes bancarios del socio Méndez Ulloa, aportados sólo para Gard por la organización Veraz.

La solicitud se presentó en febrero de 1998 y dos meses después el crédito estaba aprobado por el comité evaluador de la ciudad. A fines de julio la intendenta Luz Sapag, en un papel membretado con flores y una leyenda al pie que dice "San Martín de los Andes, zona no nuclear a favor de la vida y de la paz", decía al director provincial del Fondep Eduardo Ayala Torales que el proyecto de Gard era "de sumo interés para nuestra localidad".

Pero en otra nota del mismo día también dirigida a Ayala Torales otro coordinador y actualmente intendente electo, Mariano Sergio Schroh, hablaba de irregularidades en la tramitación de los préstamos. Pero no fue oído porque ese día, 27 de julio de 1998, el Comité Administrador provincial presidido por Mirco Suste e integrado por Jorge Sabio, Luis Grisolía, Carlos Asaad y el nombrado Ayala Torales aprobó ocho solicitudes de San Martín, entre ellas la de Gard. A medida que el expediente avanza surgen otras irregularidades: a fs. 41 la auditora Sonia Grisolía dice que falta el informe Veraz correspondiente a Méndez Ulloa, pero da a entender que es lo mismo porque no tiene antecedentes en el BPN.

Más adelante la esposa de Méndez autoriza a dar en garantía los equipos existentes en el taller, pero a Gard se le exime de presentar esa autorización, a cambio de una mera declaración jurada de que está divorciado hecha ante el juez de paz, cuando lo que correspondía era presentar la sentencia de divorcio.

Gard cobró el préstamo en una sola entrega de 19.950 pesos el 29 de setiembre de 1998.

No hay constancia en el expediente del decreto de aprobación definitiva del préstamo, impuesto por el artículo 16 de la ley 1964.

Sociedad

María Vázquez, la esposa de Méndez Ulloa, dijo que en 1984, cuando se disponían a trasladarse a Mar del Plata porque en San Martín "las cosas no iban bien" Gard le propuso la sociedad a su marido.

Lo conocía de otro taller en el que Méndez trabajaba, donde Gard había encargado trabajos para una carpintería que tenía.

Habló de dos hijos de Gard.

Uno, el único que tuvo con Leticia, que murió en un accidente, y otro que ahora tiene 19 o 20, adoptado por Gard hace un año.

Explicó que "la casa estaba siempre llena de gente que nosotros no veíamos, pero los nombres no sabemos".

Hubo una segunda, y frustrada, comunicación telefónica.

María dijo que sospechaba de que el periodista fuera, en realidad, alguien que trabajaba para Leticia, y que su marido le había advertido que no se debía hablar con un periodista que "no daba la cara".

Finalmente Méndez Ulloa vino al teléfono, pero solo para decir que no hablaría de Gard.

"Yo trabajaba nada más", fue todo lo que contestó, y cortó.


Comentarios


Un préstamo a Gard, fácilmente otorgado