Un punto de oro

puntos tiene el Albinegro en el Pentagonal y es líder. Rivadavia suma 1.



#

argentino a

Si bien sigue sin ganar afuera de casa, el empate (0-0) de ayer ante Rivadavia de Lincoln es más que importante para un Cipolletti que ahora su ubica en lo más alto del Pentagonal por la Reválida, ya que acumula 4 unidades. Es que como Douglas Haig (3) quedará libre, el conjunto que dirige Lorenzo Frutos se aseguró el ‘1’ de la zona, mientras que Rivadavia suma un punto. Ahora, el próximo domingo, en la Visera de Cemento –sería a las 21:30– recibirá justamente al equipo de Pergamino. El partido de ayer fue una buena prueba para el Albinegro, primero porque en los último 8 partidos que había salido fuera de casa, había perdido 7 y empatado uno, y segundo porque tuvo otra vez cierta solvencia defensiva, una virtud que había perdido. El cotejo fue parejo de a ratos, pero el local siempre tuvo mayor protagonismo. Las mejores de Rivadavia fueron siempre desactivadas por un Raúl Ruiz que volvió a evidenciar un gran nivel y se transformó en figura. La primera clara para Rivadavia sacó a relucir los reflejos del Orejas, cuando sobre los tres minutos y medio sacó un tiro libre de Jonathan García que tenía destino de red. Antes de la media hora los de Lincoln contaron con otra situación de peligro, pero el disparo de Brian Visser dio en la base de uno de los palos y salió. La respuesta de la visita –que a esa altura ya había perdido a Gabriel Chironi, quien sufrió un golpe en la cabeza– no se hizo esperar: primero con un remate del movedizo Bruno Weisser que se fue apenas desviado; y más tarde con un centro que por milímetros no conectó Manuel Berra en el área chica. Antes del descanso, sobre los 39, el Negro Muñoz salvó en la línea lo que hubiese sido la apertura del marcador local. El primer susto del complemento se lo llevó la parcialidad local cuando, a los 4, Pikachu Weisser descerrajó un zapatazo que fue a parar al poste. Desde ahí y hasta cerca del cierre el Albinegro si bien pasó pocos sobresaltos, jugó en su campo, se dejó manejar la pelota y tuvo en Ruiz a su mejor hombre. Justamente el Oreja, promediando el segundo tiempo, sacó un remate de gol a González, quien había quedado cara a cara con el ‘1’; y después mostró seguridad en cada una de sus intervenciones. Cipolletti pudo ganarlo sobre los 38, cuando salió rápido de contra, Weisser se metió en el área y cayó, en un clarísimo penal de Cristian Roca que el árbitro Adrián Franklin –de muy mal nivel– no convalidó. La historia se puso muy disputada, el Albinegro defendió el punto con uñas y dientes y un 4-5-1 bien férreo y cerrado. Así y todo, Rivadavia tuvo la última: fue a los 46, cuando cayó un centro, no la saca nadie, el balón quedó boyando y cuando Cristian Draghi lo iba a empujar al arco, Ruiz se zambulló a sus pies y se quedó con la última bola de peligro. Una tarde donde el Albinegro luchó, sufrió y se trajo un punto de oro en un Pentagonal que lo tiene como único líder. Un buen síntoma de cara al futuro para un equipo que de a poco va encontrando su nivel y que recobra la identidad perdida.

Gentileza


Comentarios


Un punto de oro