Un reflejo de lo que ocurre en todo el país



“Lo que nos está pasando en Los Menucos es un reflejo de lo que sucede en el país. Los políticos hacen y deshacen a su antojo con dinero de la gente y no miden las consecuencias” señala Mónica Álvarez, campesina e integrante de una tradicional familia de Los Menucos.

Afirma que la localidad tiene necesidades más urgentes que la de derribar o construir una terminal, como el exceso de flúor y otros minerales en el agua. Sin embargo, pasan las generaciones y los bebés nacen con los dientes marrones y nadie dice nada, ni se ocupa del tema.

Si bien reconoce la buena gestión de la intendente Mabel Yauhar, considera como “una locura” derribar un edificio que se construyó con dinero de la gente por más falencias que tenga en las cloacas o aberturas. “Ese edificio no tiene ni una fisura en las paredes, solo problemas que se podrían arreglar para destinarlo para cualquier cosa. La mitad de las casas del pueblo están construidas en adobes y tienen más de 50 años y edificios con la terminal son necesarios”.

Por otro lado agrega que “hacer las cosas bien” le ha significado al gobierno municipal tener crédito en la provincia y por eso “se despilfarra” el dinero que aportan los ganaderos con 13% de las retenciones, los impuestos municipales, etc.

“El municipio no tiene una Carta Orgánica y entonces el que está en el gobierno hace y deshace a su antojo. Hace menos de un año comenzaron a hacer el asfalto y ahora lo están levantando para construir uno nuevo. Todo con lo que aporta la gente. Creo que no se manejan así los dineros públicos y mucho menos cuando hay de por medio problemas familiares. Pero es un reflejo de lo que pasa en el país y nos está costando muy caro a los argentinos” sentencia.

Notas asociadas: Los Menucos: el nuevo capítulo de una larga novela familiar  


Comentarios


Un reflejo de lo que ocurre en todo el país