Un repartidor de Regina fue baleado en su vivienda

Recibió un balazo en el abdomen. La Policía no tiene ninguna pista. La agresión fue en la vivienda de la víctima, pero los vecinos no escucharon nada. El repartidor se encuentra internado.

Lo más visto



VILLA REGINA (AVR).- Un hombre fue baleado en el estómago durante la noche del miércoles y permanecía ayer internado en el hospital local, sin que hasta el momento la Policía pudiera establecer cómo ocurrieron los hechos.

El ataque se produjo en el interior de vivienda que ocupa la víctima, y según se pudo saber, se efectuaron tres disparos de los cuales uno le dio en el abdomen. Los restantes proyectiles impactaron en un mueble y en la pared.

A pesar de los disparos, ninguno de los vecinos del lugar escuchó las detonaciones.

En principio la Policía estimó que se trató de un robo con uso de arma de fuego, aunque no se descartó otras posibles hipótesis de trabajo.

La persona herida fue identificada como Jorge Alberto Martínez, de 30 años, quien se desempeña como repartidor para una empresa de agua envasada.

Al momento de ser atacado se encontraba en la vivienda que ocupa desde hace unos 20 días, situada en la calle Carlos Gardel.

De acuerdo a los datos recogidos el hecho ocurrió alrededor de las 21.15 del miércoles.

Martínez, tras recibir el impacto de bala en su estómago, caminó alrededor de 20 metros hasta un almacén ubicado sobre la calle Los Gauchos al 227.

Al ingresar solicitó a la mujer que atendía, que llamara una ambulancia porque estaba herido. Minutos más tarde fue ingresado al hospital donde se constató que tenía una herida de bala en el estómago, por lo que tuvo que ser intervenido.

La Policía fue alertada del hecho a partir de la comunicación por parte del hospital tras el ingreso de una persona herida con arma de fuego.

Sin embargo, y hasta tanto Martínez no esté en condiciones de declarar, no se pudo establecer con precisión cómo ocurrieron los hechos.

Hasta el momento la Policía supo que quien lo agredió disparándole a corta distancia ingresó a la casa sin forzar ninguna de las entradas, ya que para entrar a la vivienda se debe pasar por un portón que da a un pequeño patio, y las ventanas tienen rejas.

Tampoco se pudo establecer si a la casa ingresó una o más personas, y cuales fueron los elementos que podrían haber robado del interior.

Se estimó sin embargo que el monto robado podría ascender a unos 200 pesos, y que corresponderían al cobro por la venta de bidones de agua.

Por otra parte los vecinos del repartidor se enteraron del ataque cuando llegaron los efectivos policiales, ya que ninguna escuchó los estampidos del arma de fuego.

En el lugar trabajó personal del gabinete de criminalística, que estableció que hubo tres disparos.

En el lugar hallaron dos plomos, en tanto que el restante fue el que se alojó en el abdomen de Martínez.

Asimismo se determinó que el arma utilizada sería un revolver calibre 32, ya que en el lugar no se hallaron los casquillos de las balas.

Lo más llamativo del hecho es que ninguno de los vecinos escuchó los disparos, ni tampoco nadie advirtió a personas sospechosas en el lugar; incluso el vehículo que utilizaba el repartidor quedó estacionado en el ingreso a la casa.

Por otra parte, la Policía espera poder hablar con Jorge Martínez para aclarar qué ocurrió y establecer quién fue su atacante, y determinar si se debió a un robo a otro tipo de hecho.


Comentarios


Un repartidor de Regina fue baleado en su vivienda