"Un rústico caballero andante"





NEUQUÉN (AN)- La figura del "caballero andante" fue utilizada por los jueces de la Cámara Segunda para tratar de explicar la intervención de Jorge Altamirano en una discusión ajena, entre personas para él desconocidas, que derivó en el asesinato de Richard Durán Soto y las heridas graves de Azul Cano.

El camarista Emilio Castro señaló al respecto que "mal que bien, Cano reconoce que la 'discusión' entre ella y Durán había subido de tono, era -por lo menos- en voz muy alta. En estas circunstancias, Altamirano, un joven que vivía en un barrio difícil (se refiere a Parque Industrial), donde el coraje no sólo es una virtud, es una necesidad -y podemos presumir también, de bajo nivel cultural-, adopta una actitud que, para alguien de otra condición social resultaría paródica: una suerte de caballero andante en versión rústica, folklórica; e interviene a favor de la 'dama' en problemas".

"Dadas sus condiciones no podía esperarse más que una modalidad vulgar, grosera, basta, de intervención, pero la actitud central es la misma. Para los jóvenes que discutían y para sus amigos, de otra condición, evidentemente, esta intromisión resultó intolerable, y Durán, sin detenerse mucho a discutir con Altamirano, le asestó un buen puñetazo", agregó el magistrado.


Comentarios


"Un rústico caballero andante"