Un sueño interoceánico para Perú, Brasil y Bolivia

Una ruta unirá el Atlántico y



MACUSANI, Perú.- Del altiplano peruano a la selva virgen brasileña, campesinos, taladores de bosque, agricultores o sembradores de coca esperan con impaciencia romper su aislamiento con la apertura de la carretera Interoceánica, que unirá el Atlántico y el Pacífico.

Los presidentes de Bolivia, Brasil y Perú encabezaron ayer la inauguración de las obras de la ruta interoceánica, parte de un gran eje vial de 2.600 kilómetros para integrar a esos países con ambos océanos.

Alejandro Toledo de Perú, Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil, y Eduardo Rodríguez de Bolivia, se reunieron en Puerto Maldonado, capital del departamento de Madre de Dios, fronterizo con Brasil y Bolivia, para colocar la primera piedra en acto simbólico que da inicio a la construcción de esta vía en territorio peruano por una extensión de 1.100 kilómetros.

Los jefes de estado destacaron que esta carretera es el comienzo de la futura integración física de América del Sur.

“Esta carretera de 2.586 kilómetros, ya está casi construida. Una gran parte ya está hecha (en el lado brasileño), 1.100 km. se tendrán que construir y no por terreno fácil. Se invertirán alrededor de 810 millones de dólares…”, dijo Toledo.

El acto de inauguración se realizó simultáneamente en un ambiente festivo en las localidades de Urcos, en el departamento del Cusco, y en Matusani, en el departamento de Puno, por parte de las autoridades locales.

La carretera se iniciará e la localidad peruana de Iñapari, en la frontera con el estado brasileño de Acre, y recorrerá 10 departamentos del sur de Perú, hasta desembocar en los puertos peruanos de Ilo, Matarani y Marcona en el Pacífico (ver infograma).

“¿Quién dijo que una carretera debe ser rentable?”, se preguntó Michel Portier, alcalde de Macusani, una ciudad de 8.500 habitantes perdida a 4.375 metros de altitud, en el altiplano por donde pasará la ruta.

Usando su gorra con la inscripción “Interoceánica”, el alcalde -que lo es también de la provincia de Carabaya, de 60.000 habitantes en su mayoría quechuas- defiende a muerte la carretera de los dos océanos: “hay que desarrollar la provincia para evitar que la gente se hacine en Lima; nuestra región está abandonada por las autoridades”.

Para Portier, esta carretera es una “gran esperanza” y pone fin al aislamiento de las planicies desoladas y pobres donde la actividad se basa en la lana de alpaca y la papa. (AFP y DPA)

Un proyecto esperanzador

PUERTO MALDONADO, Perú.- El presidente de Bolivia, Eduardo Rodríguez, destacó que la carretera interoceánica es la puerta de acceso de su país al Océano Pacífico y al Atlántico. “Este proyecto nos permitirá a los bolivianos, sus vecinos hermanos, ser parte de este proyecto y llegar al Pacífico y al Atlántico.

Por eso, en nombre de mis compatriotas, les digo muchas gracias por este proyecto”, dijo el mandatario en presencia de su homólogo de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva y de Perú, Alejandro Toledo.

Rodríguez anunció que su país se esforzará para unirse a la vía mediante un tramo de 70 kilómetros.

“Rogamos porque este esfuerzo de buena vecindad de integración se pueda articular para que los bolivianos podamos construir una diagonal entre Cobija y Extrema, para que con unos 70 kilómetros podamos participar con más intensidad en este esfuerzo”, aseguró el jefe de Estado boliviano.

“Los bolivianos nos sentimos muy complacidos de concurrir a un acto extraordinario de buena vecindad (…). Somos parte de esta cuenca de Madre de Dios, somos parte de sus familias”, agregó emocionado.

Los tres mandatarios participaron en la ceremonia de inauguración de la carretera, que se extenderá 1.100 kilómetros en el lado peruano y cuyas obras durarán cuatro años al cabo de los cuales Perú y Brasil quedarán unidos. (AP)


Comentarios


Un sueño interoceánico para Perú, Brasil y Bolivia