Un tal Hitler, líder de los rebeldes



La decisión fue adoptada 30 años antes de aquel 1 de enero de 2049.

Y la tomó el más reducido elenco del poder de lo que quedaba como planeta lindo de vivir. Un lugar pequeño, no más de diez millones de personas piponas de gozar del achicamiento del mundo que había dejado como herencia un proceso que ya era historia: la globalización. Pero esos diez millones tenían un problema: tarde o temprano, los 12.990 millones de seres tirados por aquí y por allá se rebelarían. Eran "los inferiores" .

Estaban concentrados en América Latina, norte de Africa, Medio Oriente y Asia. Para aquel día de 30 años antes del 1 de enero de 2049, el Africa Negra había desaparecido. El último hombre blanco la había abandonado en un helicóptero de las Naciones Unidas el 3 de agosto de 2015. De tanto en tanto, los satélites rastrillaban el continente. El saldo del abandono era el esperado: los hombres otra vez estaban en los árboles. Y una mutación drástica se había producido en la estructura ósea de esos seres: el agujero occipital era ahora ascendente, con lo cual la columna se convertía en una horrorosa curva. El 4 de enero de 2031 un satélite cruzó por última vez el cielo de Africa. Luego, el mensaje: "Africa Negra dejó de existir".

Pero no era a la rebelión de "los inferiores" a lo que temían los diez millones. Era la inorganicidad de esa eventual rebelión lo que les inquietaba. O sea, la imposibilidad de amortiguar los efectos de la rebelión a partir de las contradicciones de un liderazgo disperso.

Esa imposibilidad forjó la decisión tomada 30 años antes del 2049: clonar un líder para "los inferiores" y ayudarlo a que los llevara a la guerra contra los 12.990. Acto seguido, exterminar a "los inferiores" y su líder. La Central Mundial de Atrevimiento Genético recibió una orden clara: ese líder debía tener la vehemencia de Hitler, la astucia de Stalin y la tenacidad de Mao. La tarea fue sencilla.

El 1 de enero de 2049 comenzó la guerra.

Carlos Torrengo


Comentarios


Un tal Hitler, líder de los rebeldes