Alerta: Cómo serán los cortes en los puentes

Un taxista roquense se arrojó del auto ante el temor a ser asaltado



ROCA (AR).- Un taxista de esta ciudad se arrojó del vehículo cuando estaba cerca de un patrullero, tras haber enviado la alarma a su base, de las sospechas que tenía sobre los dos pasajeros que en ese momento transportaba.

La Policía, que estaba al tanto del aviso del chofer, detuvo inmediatamente a los dos sospechosos, a quienes se les secuestró un cuchillo de medianas dimensiones.

De todos modos, y una vez que fueron apresados, negaron en todo momento que estuvieran planeando asaltar al taxista, y dijeron que venía de una reunión. De todos modos, quedaron alojados en uno de los calabozos de la subcomisaría 68 de J.J. Gómez.

Todo comenzó alrededor de las 0:10 de ayer cuando un taxista comenzó a sospechar de las personas que llevaba en el auto.

Estas sospechas se acentuaron aún más, cuando alcanzó a ver que uno de los sujetos, comenzaba a ponerse en forma disimulada un par de guantes.

Ante el temor de que fuera víctima de un ataque, avisó de incógnito a la base sobre sus presunciones y también dio el dato sobre el sector de la ciudad por el que estaba circulando.

Inmediatamente, desde la base de taxis Comahue, se dio aviso a la Policía, por lo que distintos patrulleros salieron a interceptar al taxi que estaba en situación de riesgo. Fue así que uno de los móvil de la subcomisaría de J.J. Gómez, vio que el taxi venía por calle Tucumán, entre Ejército Argentino e Irene de Neira de dicho barrio roquense.

Cuando el taxista observó que el patrullero venía a baja velocidad y con las luces de la sirena encendidas, frenó bruscamente y se tiró de su vehículo.

La situación, impensada para los sospechosos, los tomó de sorpresa, y mucho más el accionar de los policías que inmediatamente les impidieron cualquier intento de fuga.

Cuando se redujo a los sospechosos, con la presencia de testigos se encontró debajo de uno de los asientos, un cuchillo que no pertenecía al chofer.

Los detenidos son un joven de 23 años, de apellido Ayala, y un menor, de 17.


Comentarios


Un taxista roquense se arrojó del auto ante el temor a ser asaltado