Logo Rio Negro

Un termógrafo roto podría favorecer a los acusados

La defensa busca probar que su avería muestra que la carga se manipuló.





Martín Heer

Hinricksen y Temes Coto, dos de los imputados, a la salida de la audiencia de ayer en el tribunal oral que los juzga.

BUENOS AIRES (ABA) . – Ayer los testimonios giraron en torno de la presencia de un termógrafo, y en qué estado encontraron ese elemento en el contenedor en el que -a mediados de junio de 2010- se halló un cargamento de 1.650 kilos de cocaína oculto en cajones de manzanas. Por el episodio están acusados de tentativa de contrabando el empacador allense Nelson Hinricksen, el empresario Valentín Temes Coto y quien fuera su mano derecha, Claudio Maidana. Los testigos citados a pedido de las defensas declararon en la víspera sobre el acto de verificación de dicho termógrafo (se trata de un aparato sensible que registra la temperatura de un espacio determinado). Desde el comienzo de las actuaciones los letrados de los imputados aducen que el termógrafo fue alterado, lo cual –según ellos– prueba que en algún momento del recorrido o durante los dos días que estuvieron detenidos los camiones antes de ingresar a la aduana el contenedor fue manipulado. Sobre la cuestión declaró primero Alejandro Muñiz, de la división drogas de la Aduana, quien recordó que en su oportunidad fue citado a los efectos de buscar un termógrafo. “El contenedor estaba precintado en perfecto estado, se sacaron uno o dos pallets con manzanas y ahí divisé parte del aparato aplastado”. Acotó que la instancia seguida fue volver a cerrar el contenedor y ponerle el precinto. A continuación fue el turno de Gabriel Ermocida –inspector de la AFIP– quien se presentó con una remera roja estampada. Dijo que había recibido un oficio por el cual se le solicitaba su presencia para realizar la apertura de un contenedor y determinar la existencia de un termógrafo. Sostuvo que sabía que se trataba de un aparato eléctrico, pero que tras retirar un par de pallets advirtió que había “un pedazo plástico” de lo que se tomaron vistas fotográficas. Los integrantes del Tribunal Oral en lo Penal Económico 3, Luis Imas, Karina Perrilli y Luis Losada, se limitaron a escuchar. Una fuente deslizó que en el otro contenedor incautado en el puerto brasileño de Santos (con una cantidad semejante de droga) el termógrafo habría llegado sano, pero verificó variaciones notables en los registros de temperatura. Un curioso cruce ocurrió cuando los dos últimos testigos, adiestradores de canes, dieron versiones distintas acerca de si un perro preparado para detectar estupefacientes puede dar “falso positivo” (alertar sobre droga cuando no la hay). Nelson Cassella deslizó que a él le ocurrió, por ejemplo en el caso de champú, mientras Sebastián Forlano negó que algo así pueda ocurrir.

MANZANAS BLANCAS


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Un termógrafo roto podría favorecer a los acusados