Un tiempo de descubrimiento



Pese a todo, durante las vacaciones pueden ocurrir fenómenos interesantes como el surgimiento de un pequeño gran amor ya sea por una persona o por un lugar o actividad. Algunos descubren cosas que no conocen y se apasionan con ellas. "Alguien que va a Puerto Madryn y buceando descubre un mundo nuevo, es probable que al regresar a la ciudad siga practicando y al otro año vuelva. Aparecen situaciones o pasiones que se sostienen en el tiempo, es importante que las personas se permitan ir en busca de esas situaciones", señaló Hazaki.

Para el psicoanalista, las ilusiones se han transformado en objetos, un trailer, un cuatriciclo, cuanto más grande es el pack del objeto ilusorio más difícil es encontrar la dicha en aquello que no sea usar esos objetos. El riesgo, piensa, "es el vaciamiento de la subjetividad": la idea de que sólo se vale en tanto se tenga dinero para consumir.

Una de las propuestas que hace este terapeuta es la de "tomarse las vacaciones como una ganancia personal, donde se puedan establecer nuevas intencionalidades en los encuentros", donde "los rituales conocidos, como comer en familia o en pareja, así como los paseos, pueden adquirir otro significado".


Comentarios


Un tiempo de descubrimiento