Un triunfo para levantar el ánimo

Cancio ganó el Trofeo de las Naciones ante rivales calificados.



#

Gentileza

Cancio condujo con mano maestra el Mitsubishi Evo IX y se coronó como el mejor en Chile.

Después de muchas pálidas, Alejandro Cancio tuvo un motivo para volver a reír. Fue en el afamado Trofeo de Las Naciones, el espectáculo central del Rally Mobil Motor Show, que se realizó en Parque Laguna Carén, en cercanías de Santiago de Chile. El ex campeón argentino rompió los pronósticos e hizo delirar a más de 12.000 aficionados al quedarse con la victoria en la final. Cancio fue de menor a mayor y condujo magistralmente un Mitsubishi Evo IX con el que venció al finés bicampeón mundial Marcus Gronholm por menos de medio segundo. Fueron cuatro los que definieron el título. Cancio relegó a Gronholm, al local Jorge Martínez Fontena y al finés Kristian Solberg, el más rápido en la previa y quien era uno de los favoritos. Luego de un prolongado y emotivo abrazo con su papá “Letín”, principal sostén de su campaña, el huinculense destacó que “no lo puedo creer, realmente es fantástico. En la final contra Gronholm el auto se quedó sin combustible en la última pasada. Me tiré a fondo a descontar la diferencia y me salió redondo para ganarle el mano a mano”. “Gronholm y Solberg se acercaron a felicitarme por el trabajo que hice. Estaban sorprendidos, no sabían quien era. Lo bueno de este resultado es que me levanta el ánimo un montón. Quiero agradecerles a los chicos del Tango Rally Team”, afirmó Cancio. “Me quiero despedir del equipo con buenos resultados y ahora en el Gran Premio de Unquillo voy a hacer todo lo posible para estar adelante”, señaló Cancio, quien el año anterior perdió la final con el tetracampeón Juha Kankkunen.

rally


Comentarios


Un triunfo para levantar el ánimo