Un último adiós al compás de la música de María Elena Walsh

“Como la cigarra” y “Canción del Jacarandá” acompañaron el entierro de la artista.



#

Una ceremonia emotiva en la que cientos de personas despidieron a la cantante, poetisa y escritora.

Familiares, allegados y personalidades de la cultura dieron el último adiós a la cantante, poeta y escritora María Elena Walsh, cuyos restos fueron inhumados ayer al mediodía en el panteón de la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (Sadaic) del Cementerio de La Chacarita.

Los restos de Walsh, ícono de la literatura infantil, fueron despedidos al son de las estrofas de “Canción del jacarandá” o de su tema “Como la cigarra” entonadas por los presentes. “Tantas veces me mataron, tantas veces me morí, sin embargo estoy aquí resucitando...”, cantaron en honor de la música y compositora.

Luego de que cientos de personas, entre ellas la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, asistieran al velatorio en la sede de la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (Sadaic), sus restos fueron trasladados al Cementerio de Chacarita porteño para su sepul- tura.

Su féretro fue cubierto con una cobija tejida por artesanos del norte de Argentina, tal como había pedido la poetisa en una de sus composiciones: “Tápenme cuando me muera con una manta tejida por mis paisanas”.

Considerada por muchos como la más importante e influyente autora de literatura infantil en lengua castellana, la creadora de “Manuelita” falleció en la mañana de anteayer a los ochenta años como consecuencia de un cáncer óseo que se le había declarado años atrás.

Creadora de obras y canciones indelebles y que atravesaron el universo de la infancia por varias generaciones, la autora de “El mundo del revés” y “Como la cigarra” fue velada durante todo el lunes en la sede de Sadaic hasta las 11 de ayer a la mañana, cuando el cortejo fúnebre partió rumbo a La Chacarita.

Hasta la sede de la Sociedad Argentina de Autores y Compositores se acercaron distintas personalidades para tributarle un último adiós.

Estuvieron presentes en uno de los salones de la entidad, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; el secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia; su homólogo de la ciudad de Buenos Aires, Hernán Lombardi; y figuras de las artes y el espectáculo como las actrices Lydia Lamaison y China Zorrilla y músicos como Pipo Pescador, Luis Pescetti, Amelita Baltar y Susana Rinaldi.

Su pareja y compañera de vida de los últimos 30 años, la fotógrafa Sara Facio, permaneció junto al cajón cerrado donde se hallaban los restos mortales de María Elena y luego encabezó el cortejo que llegó a La Chacarita.

En la capilla del cementerio, el padre Carlos ofició un responso y, posteriormente y a pie, el cuerpo fue trasladado hasta el panteón de Sadaic, donde se leyó una carta de despedida del presidente de la institución, Atilio Stampone. “El país ha perdido una de las más grandes figuras de la cultura nacional”, escribió.


Comentarios


Un último adiós al compás de la música de María Elena Walsh