Un utilitario se incrustó en un camión petrolero

Las víctimas volvían de una fiesta de 15 años a las 7 de la mañana.





Damián Copponi

En pleno centro de Rincón de los Sauces se produjo el impacto de la Kangoo con el vehículo de mayor porte estacionado.

RINCÓN DE LOS SAUCES (ARS).- Dos menores de edad lesionados, uno de ellos de gravedad, fue la consecuencia del violento impacto de una Renault Kangoo con un camión petrolero, tipo semi, que estaba estacionado en la calle Río Colorado. Una de las víctimas, de 10 años, se encontraba en estado desesperante en la ciudad de Neuquén y el otro, de 17, tenía politraumatismos. El conductor del utilitario, de 21 años, quedó demorado en la unidad policial 35, sin lesiones de consideración. Los testigos del barrio aseguraron a “Río Negro” que al conductor se le practicó se le practicó el análisis para determinar el grado de alcohol en sangre. El chico de diez años es hijastro del conductor y en el mismo lugar del accidente se le practicaron tareas de reanimación. Los testigos dijeron que la ambulancia tardó al menos media hora en llegar al lugar. El hospital está a menos de diez cuadras del sitio donde se produjo el accidente. Fuentes policiales indicaron que los ocupantes del vehículo habían salido de un cumpleaños de 15 que se desarrolló en un conocido salón de eventos, poco antes de las 7 de la mañana. En la calle Río Colorado el vehículo se descontroló por razones que se investigan e impactó con su parte frontal derecha contra el piso de un camión petrolero. Las huellas que dejó la Renault Kangoo sin indicio de los momentos previos al choque, observándose una figura de derrapes que involucran ambas manos de la calle, que es de doble sentido. Una mujer iba en el asiento trasero, compartiendo el lugar con parte de la decoración del cumpleaños, bolsas de pan y otros elementos de la fiesta. Por la falta de lugar, en el asiento delantero del acompañante iban los dos menores de edad. El de 17 llevaba al más chico en su falda por lo que el pequeño recibió el golpe de lleno con la punta izquierda del piso del camión que justamente es de la altura de la cabeza de una persona promedio, sentada en la parte de delante del utilitario. Ese hierro ingresó por el parabrisas e impactó en la cabeza y parte del torso del chico de 10 años, provocándole gravísimas heridas. El otro muchacho también recibió golpes y su estado era reservado. Los vecinos del lugar aseguraron que “una vez producido el accidente, el conductor intentó sacar la Kangoo hacia atrás acelerando pero no pudo. El menor de 17 años fue quien socorrió al de 10”, dijeron.


Comentarios


Un utilitario se incrustó en un camión petrolero