Un viejo detective que extraña el "boom"

Manuel Vázquez Montalbán estuvo de visita en Río de Janeiro. Habló del "boom" latinoamericano, de la distribución de la riqueza y contó anécdotas de su padre y Fidel Castro.



RIO DE JANEIRO (EFE).- España atraviesa un buen momento económico, pero esplendor financiero y literario nunca fueron de la mano, dijo el escritor catalán Manuel Vázquez Montalbán a su paso por Río de Janeiro.

España pasó de ser un país casi subdesarrollado en los años 50 a crecer mucho y beneficiarse de una época de prosperidad económica universal, pero nunca una buena situación económica significa una buena situación artística", dijo el excelente y prolífico escritor, Premio Planeta en 1979 y Premio Nacional de Literatura en 1991.

"En épocas en que las que España tenía un imperio pero estaba económicamente pobre y con muchos problemas sociales, desarrolló la literatura de (Miguel de) Cervantes y Lope de Vega y en plena dictadura de (Miguel) Primo de Rivera aparecieron (Federico García) Lorca y la Generación del Veintisiete", añadió.

Vázquez Montalbán, de 62 años, es uno de los autores españoles que desfilarán hasta el 27 de este mes por la Feria Internacional del Libro de Río de Janeiro, que comenzó el pasado jueves.

La bienal, que está dedicada a España, espera recibir medio millón de visitantes.

Vázquez Montalbán, autor de "Asesinato en el Comité Central", "Galíndez", "Autobiografía del General Franco" y de la serie negra protagonizada por el detective Pepe Carvalho, conoció Brasil a la distancia a través de novelistas como Jorge Amado.

"De hecho, su hija me regaló n libro de cocina bahiana que ella misma escribió", dijo el escritor, un reconocido "gourmet".

Con siete novelas traducidas al portugués, Vázquez Montalbán es quizá el más conocido de los autores españoles presentes en Río de Janeiro, entre ellos Manuel Vicent, Carmen Posadas y J.J. Armas Marcelo.

Sus lazos con América Latina se remontan al padre, un campesino gallego que a los 15 años se marchó a La Habana.

"Yo le decía si te hubieras quedado y te hubieras hecho rico, (Fidel) Castro te lo hubiera quitado todo y él respondía que le daba igual, que lo que le gustaba era el clima y que, además, él era de izquierda", contó.

Luego vino la revolución cubana de 1959 que dejó huella en su generación y -en medio de todo- el llamado "boom" de la literatura latinoamericana.

Aunque Vázquez Montalbán mantiene referencias como el colombiano Gabriel García Márquez o el peruano Mario Vargas Llosa, opina que nadie ha llenado el vacío dejado por esa generación.

"El boom de la literatura latinoamericana ha pasado un poco, fue algo de los años 60, pero quedaron escritores que incorporamos a nuestro patrimonio cultural, desde Vargas a Gabo (García Márquez), pasando por (el mexicano Juan) Rulfo y (el cubano Alejo) Carpentier, que son mayores pero que en España descubrimos al mismo tiempo", dijo.

Hoy, el escritor catalán dice estar preocupado por "ese nuevo Monroe", del presidente estadounidense George W. Bush, "un personaje temible" a quien comparó con su predecesor James Monroe que para muchos sentó en 1823 las bases del imperialismo.

"Desde que existe el mercado cultural, las naciones hegemónicas económicamente están en condiciones de exportar sus valores y entonces aparece el imperialismo cultural. Cualquier cosa que hagan los reyes del mundo, que son los americanos, llega a todos los lugares", sostuvo el autor de "El Balneario".

Para Vázquez Montalbán las cartas del mundo están crónicamente mal repartidas y los intelectuales tienen que reaccionar.

"No podemos quedarnos en la cultura de la queja. Hay que pensar cómo se puede corregir el desorden mundial y económico y ver qué papel juegan ahí la batalla cultural y de las ideas, la movilización social y la sociedad civil", dijo en Brasil, uno de los países del mundo con peor distribución de renta.

"América Latina está en el primer frente de la batalla de la globalización, aquí es donde se plasman las contradicciones entre los que globalizan y los globalizados", añadió.


Comentarios


Un viejo detective que extraña el "boom"