Una agenda completa para Ricky en el país

El cantante se paseó por casi todas las radios.

“Siempre quise una vida que no fuese dictada bajo ningún itinerario”. Ricky Martin fue tan simpático como contundente en la decena de entrevistas que dio ayer, y que seguirá dando mañana, en Buenos Aires, en la visita promocional que lo trae al país. Una agenda intensa que incluyó un encuentro con la presidenta Cristina Fernández, a las 19.30, en la Casa Rosada. El artista llegó al país el domingo en el marco de la gira promocional del disco “Música+alma+sexo”, el doceavo de su carrera solista y el primero de estudio en seis años. En las entrevistas que dio, Ricky recordó su paso por Menudo, la paternidad de sus hijos Mateo y Valentino, su relación con su abuela, Iraida Negrono Arizmendi, su amor por Puerto Rico, y las claves de su más reciente producción musical. Martin opinó que “Menudo fue un movimiento social muy intenso, una pieza teatral fantástica que dio la vuelta al mundo”. “Cuando tenía 12 años me monté a un avión, le dije adiós a mi isla y no volví hasta los 17 años”, recordó. Al año, se fue a los Estados Unidos: “Me voy a vivir a Nueva York, le dije a mi madre, que me dijo ‘estás loco’. Fue un drama y un sufrimiento” para ella, recordó. Para entonces “estaba un poco cansado, indeciso, no sabía que quería ser en mi vida, si estudiar computación o qué. Estaba enojado con el escenario”, tras las obligaciones que suponían para él las giras y presentaciones con Menudo. Sobre su país expresó: “Puerto Rico es mi hogar. Mi cumpleaños es el 24 de diciembre, y para nosotros los latinos, pasarlo alejado de la familia no es común. Lo pasé en París y mi madre me dijo si acaso no podía irme más lejos, a Tokio”, contó en tono intimista. Otro de los temas que abordó durante la entrevista fue el de la paternidad de sus hijos Mateo y Valentino, los gemelos nacidos en agosto de 2008, concebidos por una madre sustituta a la que el cantante alquiló su vientre. “Leí todos los libros habidos y por haber sobre paternidad. Cuando llegó mi madre (el día del nacimiento), me dio un abrazo y me dijo ‘al fin hijo mío’. No pude llorar entonces, y lo hice 15 días después”, confió. El cantante dijo que sus hijos están ahora con su “madre. Y los extraño, claro. Tengo todas las respuestas para las preguntas de mi hijos”, dijo, en referencia a su concepción y a su elección sexual, hecha pública en marzo del año pasado. Sobre su abuela, fuente de inspiración de muchas de sus canciones, afirmó que le “angustia no encontrar la canción de cuna” que ella le cantaba. “Me acuerdo del timbre de voz y de la melodía, que era un llantito muy frágil y nos arrullaba. Mi abuela pasó su vida en un aula, porque mi bisabuela era maestra. Estudió, fue farmacéutica y mi abuelo estudió para ser ingeniero agrónomo para estar a su altura”, se emocionó.

El cantante llegó el domingo y el lunes grabó un video con Wisin y Yandel.


Comentarios


Una agenda completa para Ricky en el país