Una amenaza de estancamiento para el bloque



BRUSELAS (AFP).- El rechazo francés de la Carta Magna continental provocará, en el mejor de los casos, una pausa de reflexión para la Unión Europea, y, en el escenario más pesimista, un estancamiento prolongado de la construcción comunitaria, según analistas en Bruselas.

El “no” francés podría llevar incluso a una reevaluación fundamental de la esencia misma de la UE y ciertamente reabrirá el debate sobre la cuestión de su futura expansión, estiman algunos de esos expertos.

El primer interrogante inmediato es cuál será el impacto del resultado del domingo, con la victoria en Francia del “no” a la Constitución sobre el referéndum que debe llevarse a cabo el miércoles en Holanda.

“Probablemente haya una mayoría comparable en Holanda y entonces nos encontraremos con dos países fundadores de la UE que rechazaron el tratado”, anticipa John Palmer, director político del instituto de análisis European Policy Centre, de Bruselas.

Este escenario catastrófico promete un encuentro movido para los jefes de Estado y gobierno de la UE en la próxima cumbre programada el 16 y 17 de junio en Bruselas. Los dirigentes podrían tener que elegir entre constatar una muerte prematura del tratado, que necesita ser ratificado por los 25 estados miembros para entrar en vigor, o confirmar la tendencia de llevar hasta el final el proceso de ratificación.

“Pueden decidir continuar adelante por razones democráticas. El

hecho de que los franceses y los holandeses voten 'no', no debería privar a los otros pueblos de la posibilidad de pronunciarse”, según Palmer.

Con un tratado ya ratificado por nueve países, son unos 220 millones de europeos que se encuentran del lado del “sí”, es decir cerca del 49% de la población de la UE, según la Comisión Europea. “Ustedes pueden decir: Francia votó 'no', la gente está en contra de más integración europea”, afirma por su parte Marco Incerti, del Centro de Estudios Políticos Europeos de Bruselas.

“El proceso de ratificación debería continuar por lo menos hasta fin de años. Hasta ese momento habrá cuatro referéndums más: Holanda, Luxemburgo en julio, Dinamarca en setiembre y Portugal en octubre”, afirma.

Notas asociadas: Francia rechazó la Constitución europea y puso en crisis a su gobierno  

Notas asociadas: Francia rechazó la Constitución europea y puso en crisis a su gobierno  


Comentarios


Una amenaza de estancamiento para el bloque