Una anciana y su hijo enfermo mental necesitan asistencia



CATRIEL (ACA).- “Titino” y su anciana madre, dos indigentes de Catriel -el primero enfermo mental y alcohólico- sufrieron la pérdida de casi todos sus escasos bienes. Según la anciana, sólo le llevaron unos colchones, pero no tienen ropas ni frazadas, como tampoco tienen recursos económicos para adquirirlos.

La mujer explicó que le habían prometido desde el estado llevar al enfermo a internar a Cipolletti, pero no volvió a tener noticias. A la par, las personas que pretendían formar el grupo “Amigos de Titino” decidió no actuar hasta tanto se decida si lo van a internar, habida cuenta que tal vez esa decisión sea mucho más efectiva para sacar al hombre del problema del alcoholismo. Si eso sucediera, la labor del grupo sería de contención una vez que le den de alta.

Pero el problema de estas dos personas de apellido Aranguez, es mucho más urgente que esto. Es que la vivienda se les quemó el 17 de enero a primera hora de la mañana.

En la casa vivía la mamá del enfermo con su hijo. Ambos no se encontraban en la precaria vivienda en el momento en que las llamas ganaron el lugar, en la calle San Juan del barrio Santa Cruz de Catriel, donde se domicilia la familia Aranguez. El inmueble constaba de dos ambientes, uno utilizado como dormitorio y el otro como comedor. El dormitorio es el lugar que ardió, mientras la otra habitación -que posee techo de cartón- fue aislada de las llamas por la labor rápida y eficiente de los bomberos. Pero esto no evitó que se le quemaran las camas, frazadas y la ropa de ambos. Según dijo la mujer a radio “Comarca”, desde el municipio le aportaron los colchones, pero no tienen frazadas ni ropas de abrigo, ni poseen recursos para comprarlos. Así, sumidos en la total indigencia, han debido soportar estos primeros fríos, pero la situación se torna insostenible, según manifiestan.

De todos modos, “Titino” y su madre viven en la precaria vivienda a la que se le arreglo la parte del techo que se le quemó, aunque carecen también de calefacción y de la mayoría de los servicio mínimos elementales. Algunas de las personas solidarias que se llegan hasta la vivienda, criticaron al municipio, que le proveyó abundante ayuda a otra familia en mejores condiciones económicas, que también sufrió un incendio días antes que los Aranguez, mientras que esta familia de escasos recursos han sido librados a su suerte.


Comentarios


Una anciana y su hijo enfermo mental necesitan asistencia