Una ayuda de 2.000 millones de dólares para 5 millones de personas en peligro

La ayuda para las víctimas del maremoto en el sudeste asiático llega a 2.000 millones de dólares, según un responsable de la ONU, Jan Egeland, quien indicó que el mayor desafío ahora es llevar la asistencia a los 5 millones de personas cuyas vidas están en peligro. La falta de transportes y comunicaciones dificulta la entrega de la ayuda.

Egeland, coordinador de ayuda humanitaria de la ONU, presentó en rueda de prensa un análisis de la situación en la región, donde indicó que el número de víctimas mortales superará probablemente los 150.000 que mencionó el viernes. «Nunca sabremos cuánta gente fue arrastrada por las aguas y nunca serán encontrados», declaró.

Según explicó, las agencias humanitarias necesitan esencialmente medios de transporte como helicópteros, embarcaciones y camiones para llevar comida, agua, medicinas, y otros bienes básicos a los supervivientes.

Además, reconoció que puede llevar días llegar a algunas áreas remotas de la región y que más de un millón de personas deberán ser alimentadas con ayuda internacional en Indonesia y más de 700.000 en Sri Lanka.

Egeland dijo no poder calcular cuánto tiempo exactamente tendría que durar la ayuda alimentaria, pero afirmó que había que pensar más en meses que en semanas.

Lo más importante ahora, según explicó, es crear una estructura logística para hacer llegar la ayuda a las zonas siniestradas, algunas de la cuales todavía permanecen fuera del alcance de las organizaciones humanitarias.

Según sus cálculos, la vida de 5 millones de personas está amenazada, pero confió en que las organizaciones humanitarias podrán cubrir las necesidades de una gran mayoría gracias a los recursos disponibles y a un sistema de distribución más efectivo. Egaland indicó que la «compasión internacional» ante el desastre ha alcanzado niveles nunca vistos y que unos 40 países e instituciones han prometido un total de 2.000 millones de dólares.

El mayor donante individual es Japón, con 500 millones, pero Egeland, que esta misma semana criticaba la «tacañería» de los países ricos, dijo que es el mayor flujo de dinero para ayuda de emergencia en un período tan corto. La suma es superior a todo lo recibido el año pasado por las Naciones Unidas para todas las crisis humanitarias juntas, recordó.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios