Una banda compraba muebles con cheques robados

La policía detuvo a tres de sus integrantes, pero otros miembros escaparon en un camión, cargado con la mercadería.Tenían 41 valores en blanco de diversos bancos bonaerenses.



NEUQUEN (AN) - Con la detención de dos hombres y una mujer que compraron muebles por más de 5.000 pesos y pagaron con dos cheques robados, la policía cree haber abortado no sólo una seguidilla de estafas que una banda tenía previsto llevar a cabo en esta ciudad y la región, sino también las maniobras una peligrosa organización con nexos en otros puntos de la provincia de Buenos Aires.

No obstante hasta ayer había fracasado la búsqueda de por los menos dos cómplices de los detenidos, quienes desaparecieron en un camión con los muebles de roble macizo que adquirieron en un negocio del barrio Cumelén.

Por el rastreo de comunicaciones telefónicas recibidas en los celulares de los arrestados, se habría determinado que los encargados de transportar la mercadería aún estarían en la zona y eran intensamente buscados.

La detención de los sospechados se logró por circunstancias fortuitas, a las 22 del viernes frente a la terminal, pero también por la impunidad con que se manejó el trío, ya que utilizó el mismo vehículo con el que concurrieron a la mueblería y al parecer estaban desplegando el mismo plan, intentando adquirir mercaderías en otros negocios con el mismo ardid.

Los sospechosos fueron identificados como Carina Elizabeth Diorio, de 22 años y oriunda de Ingeniero White, Claudio Javier Ponce, de 35 y Marcelo Adrián Tello, de 30, de quienes no trascendieron otros datos.

Una brigada del departamento de Delitos de la policía neuquina que estaba tras sus pasos desde un par de horas antes, los detuvo en la esquina de Mitre y Río Negro. Al ser sorprendidos intentaron eludir a los efectivos, pero sin éxito, aún cuando llegaron a abordar un flamante Corsa de color gris metalizado en el que se movilizaban, que habían estacionado en el sector.

La mujer fue vista cuando arrojaba debajo de un auto su cartera, en cuyo interior se encontraron 41 cheques, la mayoría en blanco y algunos en la chequera respectiva.

Fuentes policiales señalaron que los valores pertenecían a sucursales de los bancos Provincia de Buenos Aires, La Pampa, Citi, Boston y Nación, de sucursales de distintas ciudades de la provincia de Buenos Aires.

Los detenidos concurrieron alrededor de las 10.30 del viernes a la mueblería Francys de Belgrano al 1400. Preguntaron precios y eligieron mercadería de la mejor calidad y acordaron una compra a cancelar con cheques de terceros.

Los desconocidos no despertaron inicialmente sospecha porque aseguraron que los valores tenían respaldo. Incluso sugirieron que se consultara al banco sobre la veracidad de lo que decían.

La factura de lo adquirido fue pagada con dos cheques de 4.600 y 424 pesos, con fecha de vencimiento el 18 del corriente, del Banco de la Provincia de Buenos Aires de una localidad que las fuentes no revelaron, cuyo titular es Soledad Carrasco.

El comerciante concertó la operación cuando desde el banco librador le garantizaron que los cheques eran de "un bueno y viejo cliente" de la entidad.

Pero las dudas sobre los compradores aparecieron cuando cerca de las 17 llevó los muebles a Lanín y San Luis, frente a un taller que estaba cerrado. Los compradores le pidieron que los dejara en la vereda, mientras iban en busca de las llaves del portón.

El episodio le llamó la atención y ante las dudas el mueblero se contactó con el firmante del cheque y, para su sorpresa, le dijo que había denunciado como robado esos valores tiempo atrás.

Cuando una comisión policial concurrió a Lanín y San Luis, los vecinos informaron que un camión Mercedes Benz 1114 rojo, de caja alta, se había llevado los muebles instantes después que los entregara el comerciante.

Los detenidos están alojados en la comisaría Tercera a disposición del juez Daniel Geloni, quien podría tomarles declaración mañana.

Los sujetos compraron un juego de living, una mesa y seis sillas, un modular de tres cuerpos, una cama de dos plazas, una cucheta y una mesa ratona, todos muebles de la mejor calidad.

"Hay muchos puntos oscuros que tendremos que investigar. Lo que sí está claro es que esta gente tenía previsto actuar rápido y desaparecer", dijo una fuente.

Sugestivas llamadas orientan la pesquisa

NEUQUEN (AN) - En el preciso momento en que los efectivos del Departamento Delitos de la policía provincial detenían a los sospecchosos frente a la terminal, sonó el celular de uno de ellos. Los investigadores le indicaron que recibiera el llamado y aunque intentó ocultar el contenido de la conversación, no pudo evitar que su interlocutor revelara movimientos de las maniobras que estaban desplegando.

Pero otra circunstancia le jugó a favor al sospechado: en medio de la charla se le agotó la pila y la comunicación se interrumpió.

Las fuentes se abstuvieron de informar si los detenidos habían fijado algún domicilio en la ciudad y muchos menos cuándo llegaron. "Todos son datos que estamos averiguando. Si bien algunos son de afuera, uno de ellos sería de la zona", dijo un investigador.

Otra llamada que los investigadores procuran desentrañar es la mantuvo el comerciante con el banco emisor de los cheques con los que le pagaron. "¿Cómo es posible que le hayan dado buenas referencias del firmante pero no advirtieron que había una denuncia por sustracción de una chequera?", plantearon.

El Corsa secuestrado a los detenidos sería alquilado, en esta ciudad o la zona, según las fuentes. La patente es DMB 731.


Comentarios


Una banda compraba muebles con cheques robados