Una boda, secreto de Estado



#

Chelsea, hija de Bill y Hillary Clinton, se casaba ayer bajo estricta reserva.

Incluso el día de la boda de Chelsea Clinton, los detalles de su celebración continuaban siendo protegidos ayer como un verdadero secreto de Estado. Lo único que está claro es que el casamiento entre Chelsea Clinton y el inversor Marc Mezvinsky tendría lugar ayer en la pequeña localidad de Rhinebeck, al norte de Nueva York. Los padres de la novia, el ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton y la actual secretaria de Estado, Hillary Clinton, arribaron el viernes al pueblo de casi 8.000 habitantes. “Amamos este lugar. Y Chelsea lo ama”, dijo Bill Clinton a los periodistas durante un prevé recorrido por la localidad. La hija única de los Clinton y Mezvinsky, uno de diez hijos de otra pareja de políticos, se comprometieron a fines del año pasado. Ambos viven en Nueva York. Los Clinton no quisieron revelar ningún detalle sobre el festejo ni los invitados. Solamente está claro que no asistirá el presidente Barack Obama, y que tampoco está presente Al Gore, vicepresidente de Clinton entre 1993 y 2001. Aparentemente fueron reunidos los móviles y otros aparatos de los invitados con los que podrían filmarse los festejos durante el control de seguridad.


Comentarios


Una boda, secreto de Estado