Una cámara graba su caída desde 3.800 metros sin romperse