Una carrera llena de obstáculos

Desde que debutó en Primera, Marcelo Gallardo sufrió 30 lesiones. Un informe las detalla.



Esperanza y desazón. Tristeza y alegría. Dolor y fortaleza ¿Cuántas veces habrá vivido esas sensaciones Marcelo Gallardo? Condenado a la desgracia, las sucesivas lesiones no son una novedad en la carrera del talentoso volante de River. Su historia está plagada de distensiones, desgarros, contracturas y hasta rotura de ligamentos (ver infografía). El Muñeco transitó unas treinta veces el camino de la recuperación para, nuevamente, deshacerse en una nueva herida. Pero si siempre se trabajó con los tiempos adecuados, ¿a qué se deben tantas lesiones? "Cuando las lesiones son repetitivas hay que indagar en las tensiones musculares y psíquicas", explica el psicoanalista Oscar Mangione, quien trabajó junto en Boca en los '90.

El último cachetazo que le dieron sus músculos fue el 28 de enero, enfrentando a Racing en un torneo de verano en Salta. Con todas las ganas, tras un nefasto 2003, picó, paró y, otra vez, lo mismo: sintió un tirón y salió.

"Quizás las lesiones tengan, inconscientemente, una relación con la expectativa que genera y las responsabilidades que tiene el jugador al ser la figura y el capitán", analiza Mangione.

A pesar del amargo presente, el peor año de Gallardo fue 1998. En abril tuvo que abandonar la última gira previa al Mundial con desgarro. En los meses siguientes trabajó duro para recuperarse pero las lesiones caían una tras otra. Sufrió un conjunto de lesiones -sinovitis en la rodilla, tendinitis rotuliana, pubialgia, esguince de tobillo- en su pierna izquierda, luego una contractura en los músculos isquiotibiales y, finalmente, llegó con lo justo al Mundial. Lo mismo le sucedió en Japón '02 donde ni siquiera jugó.

En ese '98, en Núñez se repetía que había sido sometido a todos los estudios posibles. Le hicieron un test isocinético, que supuestamente permitiría conocer las reales causa de sus lesiones: todo se debía a una descompensación muscular por falta de descanso. "Si tuviera que tomarme un respiro con una semana no alcanzaría. Necesitaría por lo menos un mes de vacaciones para desenchufarme de todo", indicaba el jugador.

Hoy no puede acusarse a la cantidad de partidos. Por eso, oficialmente, en River no se explican el por qué de las lesiones. Sin embargo, en 1998 un estudio que no tuvo mucha difusión explicaba que los problemas físicos del jugador se deben a que sufre una falta de calcio. Esta cuestión va de la mano con una precaria alimentación que recibió el jugador en sus primeros años de vida, cuando todavía no valía millones de dólares y su familia apenas tenía para comer. Pero para Mangione: "Gallardo no da con ese perfil. Sin conocerlo en profundidad, me arriesgaría a decir que su problema pasa por otro lado. Si se trabajara seriamente, esto no pasaría. Ocurre que los médicos no están al tanto de estos temas y no indagan sobre cuestiones mentales o espirituales".

 

Juan Ignacio Pereyra (ABA)

Ayer se movió solo

Mientras sus compañeros entrenaban, Gallardo realizó movimientos livianos en forma diferenciada sobre el perímetro del campo de juego. Según el informe médico difundido el viernes pasado, estaría un mes inactivo luego de lesionarse frente a Racing.

Por su parte, River realizó ayer por la mañana ejercicios físicos fuera del campo de juego y en grupos separados. Los campeones preolímpicos Osmar Ferreyra, Javier Mascherano y Luis González se sometieron a trabajos de velocidad y reacción en un espacio de 25 metros mediante un novedoso aparato electrónico que controla el ritmo de cada jugador. En tanto, los habituales titulares efectuaron movimientos físicos y más tarde trabajaron en el gimnasio. Además, Ricardo Rojas, Claudio Husain, Maximiliano López y Daniel Montenegro, entre otros, quienes estarán presentes mañana ante Boca, relizaron movimientos regenerativos y trabajos de fondo fuera del estadio. Los 18 que viajarán son: Saccone, Luis Lobo, Daniel Ludueña, José Sand, Maxi López, Juan Fernández, Gabriel Pereyra, Daniel Montenegro, Claudio Husain, Cristian Nasuti, Rubens Sambueza, Federico Higuain, Jesús Méndez, Cristian Tula, Ricardo Rojas, Lucas Mareque, Patricio Toranzo y Pablo Frontini.


Comentarios


Una carrera llena de obstáculos