Una cooperativa detrás de la casa propia

Vecinos de La Sirena suman sus esfuerzos. Esperan que la provincia les dé las tierras.

Una cooperativa detrás de la casa propia Vecinos de La Sirena suman sus esfuerzos. Esperan que la provincia les dé las tierras. Donde los vecinos pretendían levantar sus viviendas no se puede edificar. Ahora están buscando alternativas. Un grupo de vecinos del barrio La Sirena está a la espera de tierras para poder darle forma a un proyecto que tiene más de un año y hasta el momento no se concretó. Se trata de la Cooperativa La Sirena y convoca a 250 futuros beneficiarios más 150 familias que están en lista de espera. "Luego de la entrevista con el Jefe de Gabinete, Jorge Lara, la provincia se comprometió a buscarnos tierras ya que las que pedíamos no podemos acceder porque existe una cláusula que prohíbe edificar", explicó Alejandra Muller, presidente de la Cooperativa. Los vecinos pedían que provincia les comprara las tierras para luego ellos, mediante el pago de un cuota, le devuelvan el dinero, siempre y cuando la provincia los ayude con la financiación del terreno y la construcción de las viviendas. Solicitaban 7 hectáreas de las 127 que tiene la provincia al costado del predio del Ejército. El predio está comprendido por las calles Saavedra e Ignacio Rivas. "Pero no podemos acceder a ellas porque el Ejército cuando las cedió a provincia prohibió que en ese sector se edifiquen viviendas, y además la provincia tiene un proyecto muy ambicioso de crear un centro recreativo para el lugar", indicó Muller. Sin embargo, a pesar de que los caminos están más transitables ahora, desde hace un año que estos vecinos buscaban alguna respuesta por parte del gobierno. "Después de un año de lucha constante, nos atendieron aunque no nos dieron la solución que buscábamos pero nuestro sueño de tener una vivienda no se esfumó", dijo la presidenta de la cooperativa. Luego de conocer algunas pautas, los asociados modificaron en alguna medida el proyecto y con él se transformó su sueño. La idea de seguir viviendo en el mismo barrio se fue desvaneciendo pero continúan buscando tierras cercanas adonde están viviendo en la actualidad, también la cuota social se aumentó a 50 pesos por mes para juntar capital y reservas. "No queremos aumentarla mucho porque somos gente trabajadora", declaró Muller. También contó que están en negociaciones con Carlos Di Camillo, subsecretario de Tierras Fiscales del municipio, para ver si la comuna tiene terrenos que puedan vender.   EMPEDRADO Basura cercana A escasos metros del Palacio Municipal, la plazoleta que se encuentra entre la Avenida Argentina, Carlos H. Rodríguez y la diagonal Alvear se está convirtiendo en “un verdadero basural”. “Noto con gran asombro que nuestro intendente municipal es extremadamente corto de vista o viaja en auto con vidrios polarizados ya que frente al Palacio Municipal se está generando un verdadero basural”, denunció un vecino, Pedro Quiolondrán. “Es un muestrario de botellas de todo tipo, envases, bandejas de rotiserías, pan, restos de comida, latas y olores varios”, describió.   Calles rotas La obras de asfalto que se están llevando a cabo sobre un sector del barrio Santa Genoveva trajeron aparejadas consecuencias negativas para automovilistas, ciclistas y peatones que circulan por la zona. Específicamente, en la intersección de la avenida San Juan –se está realizando tareas de pavimentación hasta la rotonda de Illia– y la calle Entre Ríos se ven “grandes baches donde continuamente se acumula agua, impidiendo el paso de todos, los que caminamos también lo sufrimos”, reprochó Natalia Ubergüen. “El paso de las máquinas que están para realizar las obras de asfalto hizo que se arruinara esa porción de la calle Entre Ríos”, insistió la mujer.   Una montaña Los vecinos del barrio Municipal continúan reclamando por la limpieza del sector ya que a orillas del Jardín Municipal se acumula permanentemente basura domiciliaria, restos de hojas y de la poda de árboles. Al costado de la vereda del jardín, sobre Pringles entre Belgrano y Juan B. Justo, constantemente se encuentra montañas de basura. “Lo peor de todo es que la municipalidad viene a limpiar pero al otro día de manera muy rápida se acumula otra vez”, denunció una vecina del sector afectado.   CONTACTO “Río Negro” pone a disposición de los vecinos una línea telefónica y un correo electrónico para que denuncien problemas de infraestructura o servicios: 449-0924 barriosnqn@rionegro.com.ar

Un grupo de vecinos del barrio La Sirena está a la espera de tierras para poder darle forma a un proyecto que tiene más de un año y hasta el momento no se concretó. Se trata de la Cooperativa La Sirena y convoca a 250 futuros beneficiarios más 150 familias que están en lista de espera.

"Luego de la entrevista con el Jefe de Gabinete, Jorge Lara, la provincia se comprometió a buscarnos tierras ya que las que pedíamos no podemos acceder porque existe una cláusula que prohíbe edificar", explicó Alejandra Muller, presidente de la Cooperativa.

Los vecinos pedían que provincia les comprara las tierras para luego ellos, mediante el pago de un cuota, le devuelvan el dinero, siempre y cuando la provincia los ayude con la financiación del terreno y la construcción de las viviendas. Solicitaban 7 hectáreas de las 127 que tiene la provincia al costado del predio del Ejército. El predio está comprendido por las calles Saavedra e Ignacio Rivas.

"Pero no podemos acceder a ellas porque el Ejército cuando las cedió a provincia prohibió que en ese sector se edifiquen viviendas, y además la provincia tiene un proyecto muy ambicioso de crear un centro recreativo para el lugar", indicó Muller.

Sin embargo, a pesar de que los caminos están más transitables ahora, desde hace un año que estos vecinos buscaban alguna res

puesta por parte del gobierno. "Después de un año de lucha constante, nos atendieron aunque no nos dieron la solución que buscábamos pero nuestro sueño de tener una vivienda no se esfumó", dijo la presidenta de la cooperativa.

Luego de conocer algunas pautas, los asociados modificaron en alguna medida el proyecto y con él se transformó su sueño. La idea de seguir viviendo en el mismo barrio se fue desvaneciendo pero continúan buscando tierras cercanas adonde están viviendo en la actualidad, también la cuota social se aumentó a 50 pesos por mes para juntar capital y reservas. "No queremos aumentarla mucho porque somos gente trabajadora", declaró Muller. También contó que están en negociaciones con Carlos Di Camillo, subsecretario de Tierras Fiscales del municipio, para ver si la comuna tiene terrenos que puedan vender.


Comentarios


Una cooperativa detrás de la casa propia