Una de cada tres mujeres es violada o agredida  

Muchos ven justificado golpear a su esposa. El 70% oculta la violencia que padece.



 Una de cada tres mujeres en el mundo ha sido golpeada, violada o ha sufrido algún tipo de abuso en su vida, según un informe de la Universidad Johns Hopkins sobre violencia contra la mujer, que es especialmente grave, opinan otros expertos, en las sociedades latinas.

El informe señala que “en países tan diferentes como Bangladesh, Camboya, Zimbawe o México, mucha gente ve justificado golpear a la esposa -“el derecho del marido a corregir a una mujer equivocada- ” y lo peor es que “las mujeres, a menudo, comparten este criterio”.

Los datos del estudio, titulado “Para acabar con la violencia contra la mujer”, reflejan que en algunos países, hasta un 50 por ciento de las mujeres adultas han sido “forzadas” físicamente por su pareja y hasta un 70 por ciento confiesan ocultar la violencia que padecen. El trabajo sostiene que los abusos físicos siempre están acompañados por abusos psicológicos y que el alcohol aparece ligado a estas situaciones de forma casi constante.

Las autoras del estudio, Lori Heise, Mary Ellsberg y Megan Gottemoeller, del Centro para al salud y la igualdad de los sexos, exponen cómo en una serie de televisión egipcia el marido golpea a su mujer porque no le ha dicho que tomaba anticonceptivos.

El problema de la violencia contra las mujeres, sostienen algunos psicólogos, es especialmente grave en los países latinoamericanos y también en España.

Gloria Elliot, directora en Washington de un centro de atención a inmigrantes centroamericanos, considera la violencia doméstica contra las mujeres una especie de círculo cerrado “del que es difícil salir” y en el que la violencia genera más violencia. “Hay hombres que no se comunican bien en términos afectivos y usan el control, el poder y la disciplina”, declaró la psicóloga.

Elliot destaca un complejo fenómeno que se da en la sociedades latinas, el denominado “marianismo”, en que el ejemplo de abnegación que muchas mujeres profundamente religiosas han aprendido de la Virgen María les lleva a “aguantar” palizas y humillaciones.

También es frecuente una especie de “síndrome de Estocolmo” que hace “entender” a estas mujeres las razones de su marido cuando les golpea.

En EE.UU. la mujer negra es la principal víctima de este tipo de violencia, aunque Gwendolyn Keita, de la Asociación de Psicología Estadounidense (APA), recuerda que no se debe extraer la conclusión de que los afroamericanos “son sólo gente violenta”. En EE. UU., en 1995, más de un millón de mujeres fueron víctimas de la violencia de su pareja. Según los datos que posee la APA, una de cada 270 mujeres es violada cada año.

El informe dado a conocer recoge una estadística sobre abusos sexuales a niños entre 1990 y 1998 que, aunque plantea diferencias por países, demuestra lo generalizado del problema.

Un 20 por ciento de las mujeres en Australia, un 17 por ciento en Noruega, un 20 por ciento en Suiza, un 21 por ciento en EEUU y un 23 por ciento en España han sufrido abusos sexuales en la infancia.

En América Latina, las estadísticas sobre abusos sexuales a niños por parte del padre o de otros hombres adultos duplican a veces las de otros países. (EFE)

La necesaria independencia económica

Para lograr la igualdad de sexos hay que incluir completamente a las mujeres en la actividad económica y política, ya que sin independencia económica no puede haber igualdad, afirmó el secretario ejecutivo de la Comisión Económica para Europa (CEE), Yves Berthelot.

Esta es la principal conclusión de una reunión celebrada durante tres días en Ginebra por los países de la región europea para preparar la IV Conferencia Mundial de la Mujer, que la ONU celebrará en junio en Nueva York.

La presidenta de este grupo de trabajo, Patricia Flor, destacó que la igualdad entre hombres y mujeres aún tiene que superar importantes obstáculos, por lo que reafirmó la necesidad de seguir trabajando sobre la Plataforma por la Acción de Pekín, establecida durante la reunión de la ONU celebrada en la capital china en 1995. Entre las medidas, que la región europea propondrá en la reunión del mes de junio, destacan la búsqueda de nuevas formas de conciliar la familia y el trabajo, trabajar para evitar que las mujeres sigan siendo el objetivo en los conflictos armados y aumentar su presencia en puestos que permitan la toma de decisiones.

Uno de los temas que más debatieron los 650 asistentes de 51 países que participaron en esta reunión es el aumento de la violencia contra la mujer.

Para ello, Patricia Flor abogó por promocionar la tolerancia, la mejor arma para reducir la violencia contra las mujeres, así como por mejorar la seguridad de las víctimas y perseguir con más dureza a los culpables (ver nota central). (EFE)

Unas 300.000 son víctimas del tráfico para la prostitución en el mundo

Al menos 300.000 jóvenes son víctimas en Europa del tráfico de mujeres para la prostitución y el problema está en constante aumento, según se señaló en la reunión regional de Europa para preparar la revisión de la Conferencia de la Mujer de Pekín, celebrada hace cinco años.

Los más de 600 participantes de 55 países presentes en la reunión, organizada por la Comisión Económica de Naciones Unidas para Europa (CEE), centran sus trabajos en el tema “Mujer y violencia”, en que se estudia el tráfico para la prostitución y la situación de las mujeres durante los conflictos armados.

El tráfico de seres humanos, especialmente mujeres, constituye una de las violaciones más flagrantes y expandidas en toda Europa contra los Derechos Humanos, es una “nueva forma de esclavitud”, dijo ante el plenario la consejera federal (ministra) suiza del Interior, Ruth Dreifuss.

El problema del tráfico de mujeres y niñas para la prostitución es especialmente importante en los países del centro y este de Europa, donde está tomando proporciones inquietantes y las redes se multiplican.

Para el secretario ejecutivo de la CEE, Yves Berthelot, todos los países están implicados en este problema, porque si la pobreza en el este puede ser la causa del desarrollo de la prostitución, las redes alimentan a clientes en la parte occidental del continente.

Además, “con demasiada frecuencia los Estados sancionan a las víctimas más que a los organizadores de este tráfico” de mujeres, cuya situación es realmente dramática.

La ex presidenta suiza hizo un llamamiento a los “consumidores” que compran servicios sexuales que “no pueden o no deberían ignorar que sólo están disponibles porque las mujeres y niñas son obligadas a ello”.

Los hombres de los países de Europa occidental adonde llegan estas mujeres para ser forzadas a la prostitución deben ser concientes “de su papel y responsabilidad individual en su supresión o el mantenimiento”.

Para Dreifuss, los hombres que hacen uso de estos servicios “se aprovechan de la explotación contra los más vulnerables de los países menos ricos”.

Otro problema a hacer frente en la ineficacia de la lucha contra este delito que, en parte se explica, por los intereses económicos en juego.

Los grupos criminales organizados que realizan estas actividades “disponen de medios financieros que infiltran y reciclan en la economía legal y les permiten comprar complicidades y la intimidación de las víctimas y los testigos” bloquean los mecanismos para luchar contra ellos, aseguró Dreifuss.

Además, los cuerpos policiales realizan una lucha muy dispersa, adolecen de “falta de información y de recursos y, en ocasiones son fácilmente corruptibles”, agregó. (EFE)


Comentarios


Una de cada tres mujeres es violada o agredida