Una década clásica

Hace diez años se formaba la Orquesta Sinfónica del Neuquén bajo la batuta de Naldo Labrín. Hoy festeja con Andrés Tolcachir.



1
#

2
#

3
#

Fue una noche de agosto que se anticipaba a la primavera. El Cine Español recibía por primera vez a la primera agrupación musical neuquina. El 18 de agosto de 2000 debutaba la Orquesta Sinfónica del Neuquén, fundada y dirigida por Naldo Labrín. Hoy el concierto se realizará en el mismo lugar, pero para festejar una década de hacer buena música. Dos meses antes del debut, un director que venía de dirigir la orquesta de la Universidad de Lanús, dos violines, una viola, un chelo y un contrabajo escribieron las primeras letras de una historia que este mes cumple diez años. Formaron la primera orquesta sinfónica de la provincia, convocaron a músicos de todo el país, Chile y Cuba y comenzaron los ensayos para la presentación oficial. “Fue un concierto a sala llena”, recordó el ex director Labrín. Los cuarenta músicos en armónica alineación y con partituras impecables estrenaron los primeros acordes con “La chacona” de Henry Purcell, “Concierto en la menor para violín y orquesta” de Johan Sebastian Bach, “Canción de mañana” y “Canción de noche” de Edward Elgar, “Malambo para orquesta” de Naldo Labrín y “Sinfonía” de Bitter Dorf. “La orquesta se formó en un momento en que no había condiciones para el desarrollo de una sinfónica. Todo fue difícil y costó mucho, pero lo hicimos”, recordó Labrín, que fue director de la orquesta hasta el 2005. En aquellos conciertos brillaba con luz propia el fagot de Luis Salvador Corrado, un cordobés que no dudó en dejar su tierra natal para apostar por el sueño neuquino y dejar en estas tierras todo su talento. “Es un excelente músico que enriqueció mucho la orquesta y una excelente persona”, recordó Labrín. Diez años después algunos músicos continúan, otros como Corrado partieron en busca de nuevas partituras y un nuevo director se hizo cargo. Desde el 2006 los treinta y dos músicos que integran la orquesta son dirigidos por Andrés Tolcachir, que hoy llega al cumpleaños número diez con la satisfacción de haber logrado los objetivos. “La orquesta ha crecido mucho, se ha consolidado en la comunidad y en todo el Valle. Desde sus inicios ha profundizado su importancia cultural, educativa y social de la región a partir de los conciertos y las giras, la apertura hacia los estudiantes de música y el desarrollo de solistas y compositores de la región”, comentó Tolcachir. El primer gran logro conquistado por la orquesta más joven del país fue en el 2006, cuando su primer CD, grabado en la ciudad, fue nominado a los Premios Gardel como mejor disco de música clásica. Más tarde llegarían los elogios de los críticos especializados, la posibilidad de presentarse en el exclusivo ciclo de “Conciertos del Mediodía” que el Mozarteum Argentino realizó en el Teatro Gran Rex de Buenos Aires y, finalmente, el Premio Estímulo otorgado en abril pasado por la Asociación de Críticos Musicales de la Argentina por su interpretación de la obra “Patagonia” del compositor argentino Esteban Benzecry. La obra también fue premiada como mejor obra estrenada de la temporada 2009. “Los próximos desafíos son continuar con el ciclo de conciertos, presentar cada dos semanas un repertorio completamente nuevo y realizar giras por el interior de la provincia y el resto del país”, aseguró el director. (AN)


Comentarios


Una década clásica