Una derrota que cambió algunos planes

Cipolletti terminó quinto en la tabla general.



CIPOLLETTI (AC).- La derrota frente a Rosario Puerto Belgrano le quitó a Cipolletti la posibilidad de quedar como puntero de la tabla general del Argentino “A”. Más aún, lo relegó hasta el quinto puesto. ¿Qué significa? Que si supera los cuartos de final, es muy probable que después tenga que definir todas las series de visitante.

Ganar en Punta Alta era importante y por eso Domingo Perilli puso lo mejor que tenía. Terminar arriba en la general garantiza definir las series como local y el 'albinegro' pudo haber quedado como líder si el domingo ganaba.

Con los resultados de la última fecha de la fase regular, Luján de Cuyo quedó al frente de la tabla con 21 puntos. Luego aparecen Atlético Tucumán y Ben Hur con 20, Douglas y Cipolletti con 18, pero los de Pergamino tienen mejor diferencia de gol.

El ordenamiento de los cuartos de final se realiza de acuerdo a cómo quedaron los equipos en sus respectivos grupos. Se enfrentan primeros contra segundos. A partir de las semifinales el que haya quedado mejor posicionado en la general será el que tenga ventaja deportiva.

 

El futuro del 'albinegro'

 

Los ganadores de las llaves Desamparados-Cipolletti y Aldosivi-Luján se enfrentarán en semifinales. Si el 'albinegro' supera a los sanjuaninos y se da la lógica, se vería las caras con los mendocinos en semis, definiendo afuera.

En caso de alcanzar la final, de los cuatro equipos del norte que clasificaron, tres llegan con mejor puntaje que Cipolletti.

Sin embargo definir una serie de local tampoco garantiza nada. La única vez que le tocó hacerlo a Cipolletti, perdió la instancia con Independiente Rivadavia, el 30 de noviembre del 2002. Había caído 4 a 0 en la ida y luego ganó por 4 a 1 pero no le alcanzó.

En los otros tres campeonatos le tocó cerrar de visitante. En dos quedó afuera en cuartos (con Luján de Cuyo y Aldosivi), pero en la restante llegó a la final (con Racing de Córdoba).

El panorama de Cipolletti rumbo al ascenso cambió con un resultado injusto. Pero el fútbol no es un deporte de merecimientos y para salir campeón “hay que ganarle a todos y en todos lados”, como bien lo sabe Perilli.


Comentarios


Una derrota que cambió algunos planes