Una discusión entre una pareja terminó en tragedia

Un matrimonio de Allen que estaba separado, tuvo una de las tantas discusiones que solían protagonizar. Como consecuencia, ambos murieron con disparos de armas de fuego. Las víctimas fueron identificadas como Hilario Jerez y Norma Carrá. Al parecer, el hombre llegó a la casa de su ex mujer a buscar a su pequeño nieto. Empezaron a discutir y se encerraron en el dormitorio. Luego se escucharon dos disparos y hallaron los cuerpos sin vida.



ALLEN .- La discusión de una pareja que hace poco tiempo se había separado, finalizó en una trágica historia que conmovió al barrio Colonizadora de esta ciudad. Aparentemente un hombre mató a su mujer y luego se suicidó descerrajándose un tiro en la cabeza. El hecho ocurrió en la mañana de ayer, cuando ambos estaban encerrados en el dormitorio de su vivienda.

Según se supo, Norma Alcira Carrá, de 45 años, hacía por lo menos más de dos meses que se había separado de su esposo, Hilario Jerez de 62 años. El hombre se había quedado en la casa que habitaban en la calle Lago Mascardi 1028 del barrio Colonizadora y ella se había ido a otra propiedad.

Con el hombre, había quedado el menor de los tres hijos de la pareja, de 16 años, y otra hija de 26 años que hacía unos pocos días había tenido un bebé y vivía en un departamento pequeño ubicado detrás de la casa.

Ayer por la mañana, aparentemente alrededor de las 8, Carrá se presentó en la vivienda de Jerez para ir a buscar a la joven madre y su nieto. "Iban a ir al hospital", dijo una fuente policial.

Pero el encuentro entre Carrá y Jerez habría generado una nueva discusión, ya alimentada por una separación "bastante traumática", como calificaron algunos vecinos de la pareja.

Según se supo, ambos se encerraron en el dormitorio y empezaron a discutir, hasta que el hijo menor escuchó los disparos. Asustado, el adolescente de 16 años habría intentado abrir la puerta, pero no pudo porque estaba cerrada con llave. Allí habría decidido llamar a la Policía.

Los efectivos recibieron un llamado aproximadamente a las 8.30, dando cuenta de que había "dos personas heridas de arma de fuego". La comunicación fue recibida primero en la Unidad Sexta, desde donde se retransmitió el alerta a la subcomisaría 76 del barrio Norte.

El subcomisario José Fuentes reveló ayer que cuando llegaron al lugar se encontraron "con un cuadro de dos personas con disparos de arma de fuego. Luego, personal médico del hospital constató que estaban sin signos vitales", dijo.

Para poder ingresar tuvieron que romper la puerta placa del dormitorio, lugar donde encontraron los dos cuerpos, muy cerca uno del otro.

Por las pericias que se realizaron, se pudo determinar que ambos tenían restos de pólvora en sus manos. Pero sólo una de las dos armas que había en el dormitorio fue utilizada.

Una fuente reveló que en el bolso de la mujer se encontró un revólver calibre 22, pero el arma que se disparó fue una sola: un revólver calibre 32 largo, que pertenecía a Jerez.

Aparentemente en medio de la pelea Jerez le habría propinado un certero disparo en el pecho a su ex mujer. Se estima que habría ocurrido un forcejeo en el que Carrá habría alcanzado a manipular el arma. Por eso tenía restos de pólvora en sus manos.

Todo parece indicar que inmediatamente después de asesinar a su pareja, el hombre se descerrajó un tiro en la sien.

Cuando los efectivos ingresaron al lugar, encontraron tres cápsulas del revólver calibre 32. Pero los cuerpos tenían sólo dos disparos. Por eso se trataba de determinar si hubo algún otro disparo previo en el lugar o si la otra era una cápsula añeja.

Los vecinos que ayer por la mañana se concentraron en cercanías de la casa de Jerez no salían de su asombro. Sabían que la pareja se había separado, y de los problemas que tenían, pero dijeron que nunca pensaron que podía ocurrir una tragedia.

La mayoría no dejaba de hablar de los tres hijos del matrimonio, y los hijos que Jerez tenía de otra pareja anterior. "Son ellos los que quedan solos", decían.

Poseían dos pequeñas tiendas

ALLEN .- El matrimonio Carra-Jeréz era muy conocido en el barrio Colonizadora. Y también en el sector céntrico de la ciudad. Tanto en la calle San Martín al 400 como en el frente de la propiedad donde ocurrió la tragedia, tenían pequeñas tiendas.

El barrio Colonizadora se encuentra ubicado al noroeste de Allen, muy próximo al cementerio local. La casa de la pareja es una de las mejores construidas del barrio, donde vive gente en su mayoría de escasos recursos. Según se supo, antes de que Norma Carra llegara a la vivienda, su ex esposo, Hilario Jerez, había estado leyendo el diario. Aparentemente todo se desencadenó de manera bastante rápida, en el interior del dormitorio.

La Policía se enteró del hecho aproximadamente a las 8.30, e inmediatamente se hicieron las diligencias. A las 11.30 llegó al lugar una ambulancia de una empresa fúnebre de la ciudad, donde se transportaron los dos cuerpos a la morgue de Roca. Allí se practicó la autopsia.

"Fue una separación bastante traumática por los antecedentes que tenemos nosotros. La relación no era buena", expresó ayer el subcomisario José Fuentes, a cargo de la subcomisaría 76 del barrio Norte.

Fuentes dijo que en el lugar no había indicios para suponer la presencia de una tercera persona, y que la investigación apunta a un "hecho pasional".


Comentarios


Una discusión entre una pareja terminó en tragedia