Una experiencia que se contagia



NEUQUEN (AN).- “Mi expectativa es utilizar el horno como una fuente laboral, hacer prepizzas y llevarlas a la feria del trueque”, comentó Pablo Mendez, que cuenta con el primer horno ecológico del barrio y la sabiduría necesaria como para ayudar a sus vecinos para “difundir el proyecto en el oeste” neuquino.

Para un joven de 26 años, desocupado y con dos hijos, la posibilidad de una salida laboral suena tentadora. Sobre todo si se trata de un emprendimiento propio que abre paso a las habilidades culinarias como una forma de sobrellevar la economía familiar.

Anteayer “Río Negro” visitó la casa del joven en medio de una cruzada por demostrar con imágenes elocuentes el uso práctico del horno. Allí estaban todos: Pablo, su familia y una producción de empanadas preparadas para la ocasión.

En la casa el horno de ladrillo asume un papel protagónico. Si bien Pablo comentó que no pudo ser “incrustado” en la pared -tal como lo indica la idea original del proyecto- debido a que la vivienda es de madera, el muchacho no dudo en destacar las funciones del horno.

“Yo anhelaba tener un horno de barro, el tradicional de campo, pero me trajeron esta idea y la interpreté”, dijo. Así, a lo largo de tres fines de semana, con el asesoramiento de la Agrupación Siglo Patagonia y la colaboración de sus vecinos, el muchacho logro montar la estructura de ladrillos, arcilla de la meseta y otros elementos metálicos “rejuntados”.

Desde su inauguración a principios de agosto, la familia ya utilizó el horno para cocinar el pan, pizzas, pollo y hasta un chivo. Además de hacer empanadas para vender y calefaccionarse.

“El calor se concentra en el interior” explicó Pablo en su afán por remarcar que el horno “no es peligroso para los chicos”.

Y también puso el acento en su bajo costo: “Con el horno nos evitamos cocinar el pan en un tacho con aceite (como lo hacían antes) y ahorramos la garrafa”, dijo. Finalmente agregó que los vecinos del barrio tienen la idea de hacer un horno de mayores dimensiones para un salón comunitario.

Nota asociada: Horno multipropósito para enfrentar la crisis

Nota asociada: Horno multipropósito para enfrentar la crisis


Comentarios


Una experiencia que se contagia