Una exposición en Allen reúne a 120 dogos

Se hace mañana en el Club Unión y suma puntos para la elección del ejemplar del año. Vienen los mejores del país y del extranjero. Con esta iniciativa, se reaviva la polémica: ¿Se trata de una raza violenta?. Opinan los criadores y un veterinario.



Unos 120 dogos argentinos y del exterior participarán mañana de una exposición en Allen, que contará con varios criadores y será abierta al público.

El encuentro otorga puntaje para la elección del dogo del año y reaviva una vieja polémica sobre si la raza es peligrosa o no, a partir de las denuncias de quienes fueron atacados por estos perros de caza.

Al pronunciarse sobre el tema, los criadores descartan que se trate de una raza violenta y señalan que la exposición del sábado en el Club Unión “servirá para demostrar su mansedumbre, un perro dócil para tratar”. Sobre ataques concretos argumentaron que “se dan porque no tuvieron una buena crianza”.

Desde otra perspectiva, el veterinario roquense Fernando Roig explicó que “si bien en general los dogos son tranquilos, se trata de una raza peligrosa, como cualquier perro grande. Todo se debe más a una cuestión de tamaño y fuerza, ya que no es lo mismo la mordida de un perro de cinco kilos que uno de 40”.

De todos modos, y en base a lo que observa en su consultorio, explicó que “muerden más los perros pequeños que los grandes”. Entre otras características del dogo, Roig dijo que aprende rápido y es muy territorial.

La exposición en Allen se inicia mañana a las 9 y a los ejemplares de todo el país se suman perros de Grecia, Brasil y Chile.

“Es una exposición con puntaje para elegir el dogo del año”, dijo Gonzalo Biló, referente de la delegación Patagonia Norte, que nuclea a los criadores de Neuquén Río Negro y La Pampa.

María Valdatti, esposa de Gonzalo e integrande de la delegación, explicó que se van realizar dos exposiciones especializadas, con dos jueces reconocidos de la raza. Una está a cargo de Ulises Nores Martínez, el nieto del creador del dogo. El otro juez es Marcos de Wiltberg, vicepresidente del Club del Dogo Argentino.

Gonzalo y María dicen que los dogos no son violentos y dependen del método de crianza. “Es un perro que se maneja con grandes y niños en el campo, espacios abiertos, que es para lo que se lo creo: cazar jabalíes y pumas, animales depredadores de siembra y ganado”, explica María.

Dijo que los dogos, al ser grandes y fuertes “deben tener un trato diferente. Como cualquier perro necesita sanidad, ser atendido por un veterinario, agua, comida y amor. Por más que sea chico o grande, si no está en esas condiciones, vas a tener un inconveniente”, señaló.


Comentarios


Una exposición en Allen reúne a 120 dogos