Una fiesta bien familiar




CIPOLLETTI (AC).- Ayer más que nunca la Corrida cipoleña fue una fiesta familiar por excelencia.

En la multitud se pudo ver grupos de todo tipo disfrutando de una jornada que amenazó con arruinarse por la lluvia pero que luego fue perfecta para disfrutar de uno de los eventos deportivos más convocantes de la zona.

No faltaron las mascotas ni los clásicos padres llevando a sus hijos en changuitos, algunos de la mano, en los hombros y otros hasta empujándolos en patinetas.

Los más jóvenes se animaron a correr en serio pero también hubo espacio para trotar y caminar, y recibir el aplauso al momento de cruzar la meta.

La fiesta comenzó gestarse antes de la largada con distintos espectáculos que incluyeron la presentación de payasos para los más chicos.

Como es habitual, en la Corrida hubo lugar para expresiones que no están relacionados exclusivamente con el deporte.

Integrantes de la comisión Anti-Violencia se hicieron presentes con una bandera y el numeroso público acompañó el reclamo de "Basta de violencia" con un cerrado aplauso.


Comentarios


Una fiesta bien familiar