Una figura clave para la Argentina



“Como argentinos no podemos olvidar su rol destacado en dos momentos muy difíciles de nuestra historia”, dijo el embajador argentino en el Vaticano, Juan Pablo Cafiero y recordó que fue gracias a la mediación de Juan Pablo II que Argentina no entró en guerra con Chile por la posesión de las islas del Canal de Beagle. “El entonces Papa fue el autor de los instrumentos que sellaron la paz y permitieron firmar el acuerdo definitivo en 1984, cuando Argentina ya se encontraba en democracia”, señaló. El embajador también rememoró la actuación de Juan Pablo II durante la Guerra de Malvinas y su última visita a la Argentina en 1987, cuando brindó un fuerte mensaje a los jóvenes, los trabajadores y la gente de la cultura. “Fue un hombre con un carisma extraordinario que utilizó siempre con fines muy positivos. Y fue también un ejemplo porque en 2005, cuando su enfermedad estaba muy avanzada, él seguía adelante con su misión”, indicó Cafiero. El embajador afirmó que la beatificación de Juan Pablo II era “muy esperada” y recordó que el mismo día del fallecimiento de Karol Wojtyla la plaza de la Basílica de San Pedro en el Vaticano estaba colmada de carteles que referían a su condición de santo. “Juan Pablo II fue una persona muy reconocida por la comunidad internacional, tanto para los católicos como para los que no lo son; por lo que el ambiente es muy propicio para la concreción de su beatificación”, señaló Cafiero. “He participado de algunas ceremonias de beatificación y canonización, pero ésta será la primera vez que participe de una de alguien contemporáneo. Me anticipo a decir que será un acontecimiento importantísimo, no sólo en Roma, sino en todo el mundo”, advirtió. En relación a la celebración de beatificación agregó que “la Embajada Argentina se pondrá a disposición para colaborar en todo lo que haga falta”.


Comentarios


Una figura clave para la Argentina