“Una forma fácil de criticar”



En su carta de lectores publicada el 9/3, Juan Luis Gardes califica a Mario Vargas Llosa de “reaccionario ideológico”. También hace referencia a sus “neolíticas declaraciones sobre los problemas terrenales” y señala que “sus habituales escritos y declaraciones sobre temas del mundo político parecen dictados por los servicios de inteligencia de los imperios”. El Sr. Gardes utiliza el remanido recurso autoritario de descalificar a la persona en lugar de debatir sus ideas. Es el llamado argumento ad hóminem, una de las falacias lógicas más conocidas: A afirma B; hay algo cuestionable acerca de A, por tanto, B es falso. Claro que es una forma fácil de crítica, por lo que es muy poco constructiva y vacía de contenido. Desgraciadamente es una práctica habitual en nuestro país que se ha acentuado en la era K. El intento de prohibirle hablar a Vargas Llosa en la Feria del Libro es una prueba de ello. Es propicia la ocasión para aclarar que “reaccionario” es quien reacciona frente a determinados hechos o realidades. En este sentido, reaccionar frente a la injusticia, la violación a los derechos individuales o la corrupción resulta muy positivo. Quienes conocen el pensamiento político de Mario Vargas Llosa coincidirán en que ha criticado tanto las dictaduras de izquierda como la de Fidel Castro, así como el régimen de Pinochet. ¿Será eso lo que le parece reaccionario al Sr. Gardes? Si el objetivo del Sr. Gardes es cuestionar las ideas liberales del Premio Nobel (quien era socialista en su juventud), sería útil que expusiera otras ideas y explicara por qué considera que la libertad política y económica constituye algo negativo. Daniel A. Darrieux DNI 16.130.767 Cipolletti

Daniel A. Darrieux DNI 16.130.767 Cipolletti


Comentarios


“Una forma fácil de criticar”