Una gestión que no sólo pretende ser mediadora

La defensora del pueblo apuesta a escuchar a la gente.



VIEDMA (AV).- Para Nilda Nervi el desafío actual de la Defensoría del Pueblo “va más allá de la defensa de los derechos individuales y colectivos”. Hoy la gente “apela a otras instituciones con la esperanza de ser oída y que se resuelva el reclamo por su derecho que considera ha sido vulnerado porque se siente desamparada, sufrida, cansada, con desconfianza frente a la actuación del Estado, de los dirigentes y de organizaciones tradicionales”.

En estos mismos términos se presentó ante el gobernador, Pablo Verani. “Señor gobernador hay mucha tristeza y necesidad en la gente. Le vengo a pedir su máxima colaboración en esta tarea”, le dijo al iniciar una entrevista protocolar que se extendió poco más de media hora. El gobernador comprometió su colaboración y le adelantó que “no dude en llamarlo cuando no obtenga las respuestas en tiempo y en forma”, al coincidir en que el rol del Defensor del Pueblo debe ser social.

Nervi opinó que ha crecido la expectativa sobre el rol de este organismo que desde el 30 de agosto conduce respecto de las posibilidades de solucionar conflictos. “Aquí se viene a buscar celeridad, sencillez, austeridad, justicia y respuesta desde un lugar de desilusión, descreimiento y de una sensación de desprotección”, consideró la Defensora al puntualizar que “la gente pide ayuda, apoyo, lo que no implica necesariamente una resolución favorable a su queja. A veces, incluso, necesita que le expliquen por qué no tiene razón”.

Definió a la Defensoría del Pueblo como un organismo que canaliza el descontento social y que ejerce presión ante las instituciones para solucionar los problemas sociales.

Opinó que en estos cinco años de existencia este organismo cumplió con una primera etapa que ahora “hay que profundizar en sus aspectos positivos, teniendo en cuenta que se trató de organizar una institución nueva en la provincia a la que se le otorgó un rol mediador con el ejercicio de una magistratura de persuasión. Pero ese rol ha devenido insuficiente y nos encontramos ante un nuevo desafío que implican un perfil institucional activo, novedoso y creativo”. En este marco recordó que la Defensoría del Pueblo es un organismo constitucional con fuerza no vinculante “sin poder pero con autoridad”.

Nilda Nervi de Belloso es la tercera mujer que asume la conducción de una Defensoría del Pueblo en una provincia. Marcela Colombini ocupa ese cargo en Chubut y María Angélica Gastaldi en Santa Fe. De otras Defensorías pero a niveles municipales también están a cargo mujeres como Blanca Tirachini en Neuquén, Alicia Oliveira en la ciudad de Buenos Aires y María Monserrat La Palma en La Plata. Los restantes cargos provinciales son ocupados por hombres como en Córdoba, Formosa, San Juan, San Luis, Santiago del Estero y Tucumán. Sólo en nueve provincias existe la figura del Defensor del Pueblo, organismo que funciona a nivel municipal en 15 ciudades, entre ellas Neuquén, Avellaneda, ciudad de Buenos Aires y Chilecito en La Rioja.

Qué casos atiende

VIEDMA (AV).- La Defensoría del Pueblo recibe reclamos desde una mala atención en la administración pública hasta por el corte del Ipross.

Se han atendido temas vinculados a la educación por la situación de los edificios y suministros en escuelas; a la ocupación y adjudicación de tierras; al Registro Civil; al Banco Hipotecario; subsidios; a conflictos gremiales; a la prestación del servicio de telefonía; de gas; agua; correo; a defensa del consumidor; compra de automotores; aporte de emergencias a los activos; por incendios de campos; por el descuento a jubilados; la calidad de las repetidoras de Aire Valle; por la facturación y corte de servicios de distinto tipo; por la situación de las Alcaidías en la provincia; atención en los hospitales y consorcios de riego entre otros.

La Defensoría atiende de lunes a viernes durante la mañana y la tarde en su sede ubicada en Roca 385 de Viedma.

Los interesados pueden también obtener información a los teléfonos 02920-422045 o 431972.


Comentarios


Una gestión que no sólo pretende ser mediadora