Una imagen muy diferente



NUEVA DELHI.- Empresarios elegantemente vestidos y con los últimos aparatos electrónicos, reuniones corporativas del más alto vuelo y nivel o celebridades cenando delicias a la luz de velas: éste era el panorama diario al que estaban habituados quienes trabajan en uno de los íconos de Bombay, el centenario y tradicional hotel de lujo Taj, devenido en símbolo de la nueva fortaleza económica de la India.

Pero a primeras horas de la mañana de ayer aún se veían llamaradas de fuego desde el techo del edificio, después de que un grupo de terroristas fuertemente armados lo tomara por asalto, disparando indiscriminadamente, matando a huéspedes y personal del hotel.

“Estaba cenando con algunos de mis colegas cuando dos hombres encapuchados entraron al restaurante”, dijo NN Krishnadas, miembro del parlamento indio, según fue citado por la agencia de noticias IANS. “Dispararon indiscriminadamente. Vi cómo caían muertas tres personas. Los terroristas abandonaron el salón poco después”.

“El personal del hotel nos trasladó hacia otro salón después de que los terroristas abandonaron el restaurante, donde pasamos la noche. En horas de la mañana (de ayer) nos rescató un comando”, añadió el político.

Krishnadas fue uno de los huéspedes más afortunados que se encontraban en esos momentos en el hotel Taj. Entre las personas que lograron salvar sus vidas figuran un científico francés, un ejecutivo de muy alto nivel de una empresa multinacional y un empresario de India. (DPA)


Comentarios


Una imagen muy diferente