“Una irregularidad muy seria”



El exdiputado radical y reconocido abogado Ricardo Gil Lavedra asegura que Petrolera Argentina sufrió un delito por parte de la apoderada de AFIP al trabarse el último embargo de créditos contra la empresa. “Fue una irregularidad muy seria, y fue muy seria la actitud del juzgado (de Zapala) de no haberlo advertido”, señaló en diálogo con este diario.

La “irregularidad” a la que apunta fue denunciada como una presunta “falsedad ideológica” ante un juzgado penal porteño, con la apoderada de AFIP como imputada.

“Estando suspendida la ejecución (fiscal) por un recurso de Petrolera Argentina ante el Tribunal Fiscal, se presentó AFIP con un oficio de embargo reproduciendo autos inexistentes en el expediente”, señaló Gil Lavedra al explicar en qué consistía la alegada falsificación.

“Mi visita a la Cámara (Federal de Roca) fue para dar noticia a ese tribunal de la denuncia penal”, señaló ante la pregunta de este medio. Ocurre que cuando se interpuso en Capital Federal aquella denuncia, el expediente de ejecución fiscal de Zapala estaba en instancia de apelación ante la Cámara roquense y a los abogados de Petrolera Argentina les interesaba que esos magistrados conocieran la situación para que, eventualmente, hicieran lugar a un planteo de nulidad que beneficiaría a la empresa.

Finalmente ni la apelación ni la nulidad fueron concedidas por la Cámara de Roca. La primera se había vuelto “abstracta” por la “cautelar autónoma” avalada por un juez foráneo y la segunda fue rechazada porque la decisión sobre la nulidad no estaba entre las facultades de la Cámara de Alzada.

Según señaló Gil Lavedra, el único vínculo de su estudio jurídico con Petrolera Argentina es el patrocinio en la denuncia penal.


Comentarios


“Una irregularidad muy seria”