Una jaula de dos metros para liberar a los 33 mineros

Deberá recorrer 20 o 30 minutos por uno de los tres ductos que se están perforando. Se estima que el rescate podría producirse a principios de noviembre “en escenario optimista”.



Copiapó::Chile

Una jaula de 2 a 2,5 metros de largo y de 55 a 60 cm de diámetro será usada para la liberación de los 33 mineros atrapados hace un mes en un yacimiento del norte de Chile, tras 20 o 30 minutos de recorrido por uno de los tres ductos que se están perforando.

El rescate se debería producir “a principios de noviembre en escenario optimista y principios de diciembre si se enfrentan problemas”, dependiendo de las condiciones del terreno y las posibles fallas técnicas en el proceso, según un documento explicativo de los rescatistas al que tuvo acceso la AFP.

Para izar la jaula, los equipos de rescate la atarán al “huinche de las perforadoras”, que debería subirla a 4 metros por segundo, velocidad que podría ralentizarse por los golpes que probablemente dará la jaula contra el revestimiento del ducto.

En el interior de la jaula, los mineros dispondrán de oxígeno, agua, alimentación, luz artificial y hasta comunicación con el exterior para mantener el contacto durante todo el trayecto.

Para salir al exterior, los mineros atrapados a 700 metros de profundidad deberán recorrer uno de los tres ductos que se están perforando de forma vertical en dirección a diferentes puntos de la mina.

El “plan A” consiste en perforar 702 metros mediante la máquina Raise Borer (modelo Strata 950), hasta llegar al refugio donde teóricamente se encuentran los mineros, tras 3 o 4 meses de trabajo.

La Strata 950, que este domingo había avanzado unos 67 metros, normalmente se usa para agujerear piques o chimeneas, perforando con un trépano y posteriormente ensanchando el ducto con un escareador.

Otra opción, diseñada en un “plan B”, sería alcanzar el taller a 620 metros de profundidad, gracias a la perforación del equipo Scrhramm T130, que habitualmente busca pozos de agua y que en la mina San José aprovecharía una de las sondas ya existentes para ensancharla con un martillo.

La T130 tardaría 3 meses en llegar al taller. Sin embargo, un “plan C” sería capaz de acortar más el tiempo y reducirlo a dos meses, en el mejor de los casos, al tener que perforar 597 metros para llegar a una de las rampas a la que tienen acceso los mineros.

La protagonista de este tercer plan sería una sonda petrolera, que puede perforar hasta 2.000 metros de profundidad, pero necesita un gran área (100 metros de largo por 80 metros de ancho) para su instalación.

Hasta ahora el primer plan era el único que había entrado en la fase de perforación, mientras que la T130 del “plan B” empezó este domingo, y se sigue preparando el terreno para instalar la sonda petrolera. “Hoy (domingo) partió el ‘plan B’, la máquina empezó a media tarde”, dijo el ministro de minería, Laurence Golborne, en conferencia de prensa.

La T-130 comenzó una galería en paralelo a la que ya estaba trabajando en el “plan A” la Strata-950.

Los técnicos insisten en que persisten “riesgos inherentes a las características del macizo rocoso” y concluyen que con las tres opciones distintas hay “razonable seguridad de éxito”.

Los 33 mineros --32 chilenos y un boliviano-- quedaron atrapados el 5 de agosto. Recién después de 17 días se logró establecer contacto con ellos, empezar a comunicarse y enviarles alimentos, ropa y otros elementos.

Esta semana el grupo superó el récord de tres mineros chinos, que en 2009 sobrevivieron 25 días en el interior de un yacimiento en el sur de su país.

Agencia AFP


Comentarios


Una jaula de dos metros para liberar a los 33 mineros