Una multitud acompañó el cierre de la tradicional celebración

Más de 10.000 personas participaron en los actos en el Centro Cívico.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La XXXIV Fiesta Nacional de la Nieve terminó de la mejor manera: con un Centro Cívico colmado por más de 10.000 personas y bajo un cielo multicolor de fuegos artificiales. Previamente, bajo un sol radiante y sin viento, tuvo lugar la competencia de hacheros, el concurso de carrozas y el desfile del montañés.

La fiesta blanca más larga de la historia, que comenzó el 18 de junio y culminó ayer, debió ser suspendida el 26 de junio por un fuerte temporal de lluvia y nieve, que ocasionó graves trastornos en la región y obligó a posponer los eventos incluidos en el programa de la fiesta más tradicional de esta ciudad.

Fue la primera vez que la fiesta se programó para el inicio de la temporada, con el objeto de ser un recurso promocional para el invierno barilochense. Con ello, logró un importante apoyo económico, en particular del Emprotur y las secretarías municipal y provincial de turismo.

No obstante, no logró interesar a los productor nacionales y la responsabilidad de organizarla recayó en la comisión permanente, presidida por el secretario municipal de Turismo, Guillermo Esteves.

La nueva reina debió ser electa en el gimnasio Pedro Estremador, el lugar natural para el show central, ya que una vez más quedó demostrado que organizar espectáculos al aire libre, en pleno invierno, no siempre es factible.

No obstante, ayer el clima acompañó a los miles de residentes y centenares de turistas que pudieron deleitarse en el marco de una tarde idílica, reflejada en las azules aguas del lago Nahuel Huapi.

 

Los hacheros

 

Como es habitual, el concurso de hacheros convocó a una multitud, la cual alentó a los participantes. Este año, llamativamente, ningún miembro de la familia Quijada logró consagrarse campeón.

La categoría masculina fue para Daniel Monsálvez, inte

grante de otra tradicional familia de exitosos hacheros y entre las chicas el cetro quedó en manos de Mariole Garcés, que lució la pechera número dos.

El concurso comenzó pasadas las 14 frente al Puerto San Carlos, sobre la Avenida Costanera. A la hora asomó el sol y la competencia se vistió de fiesta. En las finales, la prueba fue muy pareja. Entre los varones Monsálvez aventajó a su escolta, Gustavo Quijada, por sólo 33 segundos. El vencedor empleo 12 minutos 04 segundos para cortar un grueso tronco de coihue. Tercero se ubicó Antonio Ledezma, cuarto Alberto Rivas y quinto Rigoberto Oyarzo.

Entre las chicas venció Mariola Garcés, del barrio Unión, con un tiempo de 7.52, muy inferior al de su escolta, Angélica Vergara, que empleó 9.37.

El tercer puesto fue para la ex campeona Blanca Quijada, con 9.40, cuarta resultó Nancy Moncada y quinta Jésica Quijada. Al igual que los varones, los vencedores recibieron 500, 300, 200, 150 y 100 pesos cada uno.

A partir de las 18 comenzó el esperado desfile de carrozas por la calle Mitre. El mismo fue seguido por una verdadera multitud la cual aplaudió a todos los participantes.

El jurado, ubicado sobre el palco, puntualizó a los participantes en las categorías colegios primarios, secundarios e instituciones. La totalidad de las carrozas lució muy bien presentadas. (ver aparte).

Al termino de las carrozas comenzó el desfile del montañés, que este año no logró convocar a todas las instituciones. Faltó la gente del Ski Club Bariloche y las escuelas de esquí del cerro Catedral reunieron a apenas un cuarto de los instructores que trabajan allí a diario.

La Escuela Militar de Montaña, la Comisión de Auxilio del Club Andino y el equipo de corredores de la Federación Rionegrina de Esquí y Montaña figuraron entre los más aplaudidos.

El Peque se llevó el premio

Después de muchísimos años, más de 20 según los memoriosos, las carrozas volvieron a transitar la calle Mitre en el marco de la Fiesta Nacional de la Nieve. La comisión organizadora adoptó la decisión política de "revivir el concurso", para lo cual destinó más de 10.000 pesos en premios.

En la categoría "colegios secundarios", la más numerosa en participantes, resultó merecedor del primer premio la escuela técnica Jorge Newbery, que construyó un "Peque", destinado a "cuidar el bosque". El Peque se movía, lanzaba nieve por su aspiradora y mantenía en orden la carroza, cubierta de plantas. El segundo premio fue para el CEMS Nr. 6, que presentó bajo el título "Un loco sueño invernal" a un perro San Bernardo, junto a un teleférico y mucha nieve. Tercera fue la "Avispa Benchimol", una chaqueta amarilla llena de luces, del colegio tecnológico El Sur, que según los alumnos, recuerda al profesor que la creó.

En la categoría "colegios primarios" se impuso la escuela 187, del Mallín, bajo el título "Fantasía y Naturaleza", seguida por la escuela 328, que presentó una magnífica réplica del Teleférico Cerro Otto.

Entre las instituciones el primer premio fue para el Jardín Materno Infantil Dr. Iglesias, con la carroza "El Jardín del Bosque", segunda resultó la carroza "Nuestros abuelos y sus recuerdos", del barrio El Mallín y tercera la que representó al ballet municipal Tolkeyén, "Peulla", que significa "brotes nuevos", en araucano.

También se lució la carroza de la escuela de patín artístico sobre ruedas, "Bariloche Skaters", la del CEM 33 5º 1era, otra réplica del Teleférico Cerro Otto y el Nahuelito que prepararon los chicos de la escuela cooperativa técnica Los Andes.


Comentarios


Una multitud acompañó el cierre de la tradicional celebración