Una Navidad lujosa en Internet

Hay sitios de regalos exquisitos. Los precios parten de los 100 dólares.



Washington (EFE).- Olvídese de los atascos, las carreras y los agobios de última hora. Estas fiestas, llévese a casa el lujo que navega en el ciberespacio.

Desde la comodidad de su hogar, entre, por ejemplo, a “e-Luxury.com” o atrévase con “luxuryfinder.com”, dos de las muchas páginas de Internet en las que los más exclusivos en todos los campos del refinamiento ofrecen sus productos, y no sólo eso, se lo ponen en casa.

En esas páginas, el cachemir compite con el caviar beluga, los bolsos de cocodrilo, los brillantes más extraordinarios del mundo e, incluso, con los aviones privados.

Todo, absolutamente todo, está disponible en estos supermercados de lo exquisito a cambio, únicamente, de una ilimitada línea de crédito en una tarjeta “convencional”.

Y, claro está, además, es “cómodo”. No sólo porque uno asegura quedar bien con ese ser especial a quien se quiere agasajar, sino que además queda bien con poco esfuerzo, aunque, eso sí, con mucho dinero.

Los regalos más modestos arrancan en los 100 dólares, cantidad con la que apenas se consigue un perfume o, como mucho y con suerte, unos guantes de cachemir.

Pero las posibilidades son ilimitadas. Si usted es un “gourmet”, dese una vuelta por la sección de alimentos donde se le ofrece una onza (28 gramos) de caviar “ultra beluga” -la estrella del caviar disponible para los mortales que no alcancen el rango de zar- por 120 dólares.

Para redondear el regalo puede pedir crema fresca y unos blinis -tortitas especiales con las que los expertos gustan tomar el caviar- por 30 dólares.

Se puede solicitar igualmente una cavietera de St’Hilaire -185 dólares- y una cucharita de asta de toro con empuñadura de plata que, por menos de 200 dólares, le asegurará que el caviar llega a su boca sin adulteraciones, en todo su esplendor.

En estas páginas, por supuesto, se puede encontrar también el mejor “foie gras” trufado de Las Landas (suroeste de Francia), las trufas enteras más grandes del mundo y hasta el tradicional aceite de oliva, por fin reivindicado como elixir de dioses.

Eso sí, el aceite extra virgen se vende en pequeñas cantidades a precios extraterrestres que empiezan a partir de los 40 dólares por, simplemente, una botellita que no alcanza el cuarto de litro.

Pero es que el lujo es así.


Comentarios


Una Navidad lujosa en Internet