¿Una nueva estrategia para reagruparse?



ANÁLISIS

MADRID.- ETA aseguró ayer que no quiere perpetrar más ataques terroristas, pero la noticia no fue acogida con especial entusiasmo en España. Las fuerzas de seguridad temen que la “renuncia a la violencia” sea sólo un truco del grupo armado independentista. El video con el anuncio muestra a tres figuras vestidas de negro, encapuchadas y con la cabeza cubierta por boinas vascas. Una mujer sentada en medio lee un comunicado en vasco, en el que se anuncia la decisión de “no llevar a cabo acciones armadas ofensivas”. Fuentes del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y del opositor Partido Popular reaccionaron más bien con escepticismo. “Absolutamente insuficiente”, dijo tajante el consejero del Interior del gobierno en País Vasco, Rodolfo Ares. La renuncia a la violencia se queda muy por detrás de lo exigido por el Ejecutivo, que demanda la deposición incondicional y definitiva de las armas. Sin embargo, en la misiva ETA no hace mención alguna de entregar las armas. Tampoco está claro cuánto durará el supuesto cese del fuego. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, subrayó hace poco que ETA no estaba dispuesta a deponer las armas. Las fuerzas de seguridad creen que el anuncio de ayer no es más que otra estrategia de ETA para ganar tiempo y superar así su actual fase de debilidad. En las tres últimas décadas la organización declaró 11 treguas que aprovechó para reforzar su estructura interna y rearmarse. Actualmente ETA se encuentra en uno de sus peores momentos, según los expertos. Sus últimos ataques terroristas se remontan a hace ya más de un año. Rubalcaba aseguró que el hecho de que no perpetrara atentados no se debe a que no quiso, si no a que no pudo. En los últimos cuatro años la policía detuvo a 400 presuntos miembros de ETA. (DPA)


Comentarios


¿Una nueva estrategia para reagruparse?